Cuando menos resulta curiosa la relación entre el polémico ingeniero Ricardo Hermann Pankow Noguera y el multiem­presario Aldo Zuccolillo. Siem­pre que hay que oponerse a una obra asoma en escena el "téc­nico" para fungir de vocero y hasta militante de los intereses empresariales particulares.

No es nueva la metodología del empresario para presio­nar a favor de sus intereses: pone dificultades para luego vender soluciones. Zuccolillo tiene entre sus empresas la Constructora Atlas y cuando necesita presionar a los gobier­nos de turno para alzarse con una obra utiliza a su grupo de medios de comunicación Abc y a "técnicos" como el ingeniero Ricardo Hermann Pankow para que funjan de "expertos independientes", que salen a enlodar la cancha y posicio­nan las "soluciones", que coin­cidentemente son similares a las del empresario.

LA CAMPAÑA DE DESPRESTIGIO

Así, encontramos hechos como desde que nació el pro­yecto metrobús el grupo Zuc­colillo se mostró interesado en la construcción de esas obras, pero propusieron el monorriel, obra mucho más cara e invia­ble. Los intereses del empre­sario fueron defendidos por mucho tiempo desde las pági­nas de Abc Color. Posterior­mente, se uniría a la campaña de desprestigio el "técnico" Hermann Pankow, quien resultó ser "asesor en materia de infraestructura" del grupo empresarial del dueño de Abc.

Pankow lleva adelante una solapada campaña para fre­nar las obras del metrobús, tal como lo hizo al poner en duda la seguridad del paso a desnivel de las avenidas Avia­dores del Chaco y Madame Lynch, de Asunción, obra mejor conocida como el superviaducto.

La estrategia para lograr adju­dicarse obras públicas o pasar factura por la meta no cum­plida es minar la credibilidad de la gestión del Gobierno y de la administración del minis­tro de Obras Públicas, Ramón Jiménez Gaona.

En carácter de "asesor de inge­niería civil" de Aldo Zuccolillo, Pankow habría "asesorado" a periodistas de Abc Color para realizar toda una campaña negativa contra el túnel de la avenida Semidei y Transchaco, así como contra el viaducto de Madame Lynch y Santa Teresa, ambos en Asunción.

Los periodistas "asesorados" por Hermann Pankow publi­caban con sendos titulares catastróficas notas periodís­ticas sobre supuestos efectos negativos de dichas obras, las cuales provocarían varias muertes. Sin embargo, de los ríos de tinta utilizados para presionar o desprestigiar hasta el momento no se cum­plen las trágicas profecías del "técnico" y el "empresario".