El diputado Tomás Rivas (ANR-Paraguarí) se presentó en la mañana de éste martes a la comisión de Asuntos Constitucionales para solicitar su desafuero, con miras a ser procesado por la Justicia en el marco del caso conocido mediáticamente como “Caseros de Oro”.

“Días atrás había adelantado a miembros de la prensa que cuando llegue la notificación del pedido de desafuero, yo personalmente iba a pedir su trámite favorable en el pleno y someterme a la Justicia. Porque creo en la Justicia y Dios mediante, esto se va aclarar”, dijo el legislador colorado antes de ir a la comisión, consultado por la 970 AM.

Confirmó además que este martes acercó su posición a la Comisión Asesora de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, para que los miembros dictaminen a favor y de esa manera, el proyecto de pérdida de fueros pueda ser analizado mañana en sesión ordinaria.

Reconoció que su caso estuvo mucho tiempo estancado, por incidentes presentados por su grupo de abogados, quienes consideraron que se procedió incorrectamente en el caso.

“El caso data del 2017 y se prolongó porque se procedió de manera incorrecta. Pero justamente vengo hoy a adelantar mi posición y ponerme a disposición de la Justicia. Solicito personalmente mi desafuero”, expresó.

Al ser consultado sobre los supuestos planilleros que cobraban dinero del Estado bajo su visto bueno sin cumplir funciones específicas en el Congreso Nacional, refirió que todo se va aclarar y se va demostrar en el proceso judicial.

La jueza penal de Garantías Letizia Paredes solicitó el desafuero del diputado Tomás Rivas por supuestamente pagar a sus empleados particulares, con dinero del Estado. Presumiblemente estos hombres figuraban como funcionarios de la Cámara de Diputados, pero sin ejercer ningún trabajo dentro del Congreso.

En la causa están imputados Lucio Romerro, Reinaldo Chaparro y Nery Franco González por los ilícitos de hechos punibles de estafa, cobro indebido de honorarios y expedición de certificados sobre méritos y servicios de contenido falso.