El debate presidencial realizado ayer domingo fue una pérdida de tiempo y una estafa para la gente, según el periodista y analista político José María “Pepe” Costa.

En contacto con la 970 AM, Costa expresó que quedó en evidencia que el evento no fue un debate, sino que un acto de presentación de propuestas e ideas. “Y en la mayor parte, las propuestas eran tan genéricas, que podría calificarse de imposible señalar diferencias entre las mismas o decir que el debate podría tener incidencia en los votos”, aseveró.

Reconoció que la iniciativa no tuvo una expectativa previa grande, justamente porque se sabía que era una presentación de ideas que venía con un acartonamiento previo. “En realidad fue una estafa para el público. No se puede promocionar esto como debate, sabiendo que es una presentación de ideas con temas y preguntas acordadas, consensuadas y verificadas entre las partes”, dijo “Pepe.

Asimismo, indicó que el evento no solo ocasionó aburrimiento, sino que una presencia política anodina por parte de candidatos, que no generó la confrontación de ideas, marcación de diferencias sobre políticas y proyectos, y mucho menos la dotación a la ciudadanía de la capacidad de discernir entre el liderazgo de ambos.

“Han sido dos horas perdidas. Aquí confluyen varias cosas: ninguno de los candidatos quería arriesgar tanto. Ni siquiera aquél que debe arriesgarlo todo en la última recta, donde actúa como una especie de retador en un voceo donde el otro tiene, aparentemente por las encuestas, una posición preferente”, agregó.

En ese sentido, mencionó que el deseo de no arriesgar mucho conspira contra la riqueza del debate, y más aún cuando “tenés a candidatos que no tienen perfil para un debate político”. “Quizás Alegre debía tener un mejor perfil por sus años de política, pero ni aún así”, fustigó.

Finalmente, afirmó que se suma al fracaso del debate el factor de la organización. “Es evidente que éste es el “debate posible” que podemos tener. No debían hacerlo tan acartonado. Fue un fiasco para la gente. Creo que se someten todos, tanto organizadores como candidatos, a un estado de control el cual los lleva a ser cómplices de una estafa para la ciudadanía”, indicó.