El senador por el Partido Patria Querida, Stephan Rasmussen, señaló que la utilización de los brazaletes electrónicos en procesados puede convertirse en una opción para reducir la superpoblación y el hacinamiento en las cárceles. Existiría un consenso por la implementación de esta medida y de ser necesario piden que se debe realizar una ampliación presupuestaria.

"Si es una cuestión de presupuesto del costo, hay que hacer una ampliación presupuestaria, pero eso va a ayudar mucho a no dar tanta prisión preventiva y poder controlar a la persona que está dentro de un proceso judicial”, afirmó Rasmussen, en contacto con 1000 AM.

El uso del brazalete electrónico requiere del asentamiento del sindicado a portarlo y habituarse a sentirse controlado las veinticuatro horas del día en su desplazamiento cotidiano por parte de la autoridad policial.

El proyecto de ley “Que establece la implementación de dispositivos electrónicos de control para el sistema penal” tiene por objetivo dotar de brazaletes tecnológicas a personas que se encuentren bajo régimen de prisión domiciliaria o con orden de alejamiento de víctimas de violencia intrafamiliar.

La población penitenciaria en todo el territorio nacional lleva más de 16.000 presos. Señalan que la alta cantidad de internos que cumplen prisión preventiva.