El comisionado del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP), Dante Leguizamón, visitó la Penitenciaría Nacional de San Pedro luego de los violentos enfrentamientos que dejaron 10 fallecidos. El representante de la organización se presentó en el lugar de reclusión, donde se reunió con el director saliente, Wilfrido Quintana y varios reclusos.

El vocero de la insitución del Estado afirmó que existen problemas cada vez más graves debido a la intervención del crimen organizado brasileño a través del Primer Comando Capital (PCC) y Comando Vermelho. Lamentó que no exista separación entre procesados y condenados o entre quienes cometieron delitos graves con aquellos que cometieron delitos comunes, en distintos pabellones.

"Las problemáticas hoy se ven agravadas sobremanera por la intervención de facciones criminales. La situación estructural era una crónica de una muerte anunciada”, expresó Leguizamón, en contacto con la 1000 AM.

Refirió que existen internos que no cuentan con la protección de las autoridades dentro de los penales por lo que se vinculan con grupos dedicados al narcotráfico en varias penitenciarías. “El sistema con alto grado de corrupción, permite de alguna manera que ingrese cualquier tipo de armas y una manera propicia que estos grupos adquieran adeptos ante la fatla de acceso a comida digna y a la salud”, manifestó Leguizamón.

El Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura realiza un seguimiento de los hechos ocurridos en la Penitenciaría Regional de San Pedro y en la Penitenciaría Nacional de Tacumbú, este domingo. Una vez concluido el relevamiento, en ambos casos, emitirán informes al respecto.

“Vamos a buscar entrevistarnos con las personas que fueron heridas y ver también la situación en la penitenciaría de Tacumbú. A partir de ahí probablemente vamos a generar informes o insumos para el trabajo en la cumbre de poderes, donde todas las instituciones del Estados podamos discutir acciones urgentes para descomprimir este tipo de situaciones en las cárceles”, expresó Leguizamón.

Ayer, se produjo un enfrentamiento entre integrantes del Primer Comando Capital (PCC) y el clan Rotela, la cárcel de San Pedro donde fallecieron 10 reclusos entre quemados, decapitados y heridos con distintas armas.