El pleno de la Corte Suprema de Justicia no confirmó a Jalil Rachid Lichi como fiscal de la ciudad de Curuguaty, por lo que en su reemplazo fue elegido Alfonso Mascareño, en una terna donde concursaban otros dos fiscales. De esta manera, queda fuera del Ministerio Público.

Rachid Lichi afirmó que podría plantear un recurso de reconsideración a la Corte Suprema de Justicia para volver a trabajar en la Fiscalía. Agregó que mientras tanto se dedicará a su oficio de abogado. “Sí, al no confirmarse en el cargo, uno queda fuera del Ministerio Público”, afirmó.

Según Rachid Lichi, el caso de la liberación de los campesinos por el caso Curuguaty fue determinante para su exclusión de la institución. El ministro Manuel Ramírez Candia afirmó “que existió desproljidad" en este caso por parte del ahora exagente fiscal, ya que no logró su objetivo.

El trabajo del exfiscal en este caso fue muy cuestionada desde el principio. Aunque haya logrado la condena de los 11 acusados, todas fueron revocadas y recuperaron su libertad debido a la falta de evidencias concretas que apoye la labor fiscal.

"No fundamenta ni argumenta detalladamente cuál es su motivo principal por el cual él decide emitir su voto en ese sentido. Él lo único que se limita a decir es ‘voto por la no confirmación porque estuvo en el caso Curuguaty’”, expresó.

Rachid Lichi considera llamativo que la Corte lo deje fuera del Ministerio Público ya que según dijo cuenta con el mayor puntaje entre todos los miembros de la terna. “Es un pase de factura justamente por una causa”, afirmó.

Indicó que trabajó desde el 2012 como fiscal durante la totalidad de un periodo. "Yo tengo bastante clara la película y es categórico que es un pase de factura, justamente por esa causa. De arrepentirme no puedo arrepentirme”, afirmó sobre el caso Curuguaty.

Antecedentes

El 26 de julio de 2018, la Corte Suprema de Justicia resolvió anular la sentencia contra los 11 campesinos del caso Curuguaty, ocurrida el 15 de junio de 2012, donde fallecieron 11 campesinos y 6 policías en un intento de desalojo. De esta manera, los 11 condenados por este caso fueron absueltos por la Sala Penal de la Corte por el voto de sus tres miembros.

Durante el juicio oral y público del caso Curuguaty sufrió varias suspensiones por recusación contra los fiscales intervinientes en el proceso por parcialidad manifiesta de Jalil Rachid Lichi, Juliana Giménez y Liliana Alcaraz.

El caso derivó en un juicio político al presidente de la República de aquel entonces, Fernando Lugo, quien fue destituido como jefe de Estado.