Este viernes el río Paraguay creció cinco centímetros más en la ciudad de Pilar, departamento de Ñeembucú. Actualmente el cauce hídrico presenta una altura de 8,73 centímetros y la alerta roja se declara a los 9,60 metros. La crecida golpea fuertemente a la economía de este distrito y comunidades aledañas.

“Creció cinco centímetros (el río), seguimos en alerta amarilla. Anoche tuvimos un registro de una lluvia fuerte y vientos fuertes. No tenemos familias evacuadas en el centro de operaciones y vamos a ver las condiciones hoy”, dijo Fabián Ojeda, secretario de Riesgos de la Municipalidad de Pilar, en comunicación con la 970 AM.

Sostuvo que la proyección hidrológica que se tiene es que el río puede llegar a los 9,10 metros en la primera quincena del mes de junio. Los pobladores están esperanzados que baje el cauce hídrico por el comportamiento del Paraná ya que en algunas zonas el nivel está cerca de los tres metros por debajo del nivel de alerta.

Indicó que las autoridades y pobladores siguen trabajando para encaminar acciones ante cualquier posibilidad de que empeore la situación, especialmente reforzando los sitios más complicados. El muro de contención en las inmediaciones de la manufactura es reforzado cada tanto por los lugareños con bolsas con arena.

“Tenemos algunas situaciones difíciles, el sector de la manufactura es vital, se va a hacer un dragado sobre la estructura del muro. El oleaje con el paso de las embarcaciones es otra dificultad que tenemos. Mucha gente ya está acostumbrada pero no tenemos otra opción que hacer”, agregó.

La ciudad de Pilar y todo el departamento de Ñeembucú atraviesa uno de los peores momentos de los últimos tiempos como consecuencia de las lluvias e inundaciones. Desde hace unos días la situación se volvió crítica y los pobladores aguardan que bajen las aguas y todo se normalice.