El director del Área Social de la Municipalidad de Asunción, Iván Allende, refirió que las familias damnificadas podrían permanecer en distintos albergues ante los pronósticos de crecida del río entre junio y julio, además, de las lluvias intensas que se aguardan en octubre.

“Así como están las cosas tenemos y de acuerdo a los pronósticos tenemos la crecida natural en junio/julio y de vuelta las lluvias en octubre, es muy probable que tengamos a esta misma gente viviendo en albergues. La respuesta del Estado puede ser la habilitación de albergues modelos y permanentes”, manifestó Allende, en contacto con la 1000 AM.

Admitió que cada vez cuentan con menos espacios que reúnan las condiciones mínimas de habitabilidad para construir albergues en la ciudad. “Cada año es más complicado porque la población aumentó y hay cada vez más resistencia al sector privado a ceder sus lotes”, afirmó Allende.

Afirmó que más de 200 familias afectadas por la caída del muro de contención en la zona de Villa Cangrejo, en Sajonia, se encuentran en la Armada Nacional. “La mayoría de nuestros albergues están ocupando veredas en la ciudad”, expresó Allende.

Alrededor de 10 mil familias son afectadas por la crecida del río Paraguay que hoy se encuentra a un nivel de 6,95 metros en Asunción.

Más de 4 metros en un mes

Por su parte, el ingeniero Robert Monte Domecq, biólogo especializado en manejo de recursos hídricos, estima que el río no bajará con la velocidad que creció. Recordó que desde el 15 de marzo subió 4,60 metros alcanzando casi los 7 metros.

"Hay que prepararse entre 30 y 60 días que el río va a permanecer por encima de los 6 metros y luego ya va a ir descendiendo. Esto quiere decir tenemos que prepararnos para una atención a la gente afectadas por un tiempo muy importante”, expresó el ingeniero Monte Domecq, en la 1000 AM.