El Dr. Pablo Lemir, director del Laboratorio Forense del Ministerio Público, informó que en el plazo de 15 días podrán determinar si es que la niña de año y medio que falleció el martes, fue víctima o no de abuso sexual. No obstante, detalles preliminares de la autopsia confirman que lesión en parte baja (anal) fue causal de la muerte.

La niña que falleció el martes último en horas de la noche, llegó hasta el Materno Infantil y fue trasladada a un sanatorio privado de Asunción, para ingresar a cuidados intensivos, pero finalmente dijeron que no había lugar y tuvo que volver al centro asistencial de Capiatá, donde se produjo su deceso.

En comunicación con la 970 AM este jueves, el experto en medicina forense refirió que ayer concluyó la inspección del cadáver y la extracción de tejidos para el análisis microscópico.

Agregó no se tiene todavía el caso cerrado y que deben esperar a los resultados, que podrían estar en un plazo no mayor a 15 días.

Lemir confirmó que la menor falleció a raíz de una falla de múltiples órganos y de sistemas del cuerpo, que se debió a un cuadro infeccioso que tiene como punto de partida al recto ano. “Hay lesiones inflamatorias en todo lo que es la pelvis, la parte baja del cuerpo”, señaló.

Sin embargo, el médico expresó que el caso debe ser manejado con cautela, ya que queda aún por determinar si las lesiones fueron productos de un abuso sexual o de algún otro tipo de manipulación.

En relación a la data de las lesiones, el profesional de blanco mencionó que no son muy recientes y que, los padres, necesariamente se tuvieron que haber dado cuenta de la existencia de las mismas.

“Hay que ver el origen de la lesión, para que la Fiscal tenga elementos que encausen su imputación. Hay una lesión contusa de algún tipo, pero hay que determinar si fue o no por penetración”, reiteró.

Segunda hipótesis

El funcionario de la Fiscalía añadió que existen casos en el que menores presentan las mismas lesiones pero no producto de una violación. “En algunas criaturas, por algún hábito alimentario, registran un estreñimiento prolongado, por lo que se forma como una pelota de materia fecal en la parte final del intestino”, dijo.

En ese sentido, Lemir manifestó que por fruto de la ignorancia comunitaria, los responsables de estos menores introducen objetos punzantes (como una ramita) por el ano, tratando de liberar la materia fecal pero terminan causando daño.

“Por eso es importante determinar qué pasó, si fue un maltrato o una violación. Debemos ser lo más claros posible, para dar una voz a esta nena que ya no tiene voz”, culminó.