Lourdes López, viuda del subcomisario Arístides Peralta, rechaza la versión de que el disparo que recibió su marido tras un asalto a un local de Visión Banco en Fernando de la Mora, fue accidental. Responsabilizó al comisario Julio Cabañas del segundo disparo, que finalmente causó la muerte del uniformado.

“No sé como pueden alegar un accidente... porque alguien está muerto, alguien está muerto! ¿A nosotros que nos queda? ¿Ir a visitarle a mi esposo en el cementerio? A mi marido lo ejecutó la policía, porque las balas se fueron hacia él y no hacia los bandidos", expresó López, en contacto con la 780 AM.

Recordó que el comisario Cabañas cuenta con más de 20 años de profesionalismo y que sabía que los delincuentes se encontraban del otro lado, en el medio del fuego cruzado. "No sé el motivo, pero le mataron, pues a policías con vasta experiencia no se les puede escapar un disparo”, dijo la mujer.

Refirió que su esposo no se encontraba realizando ningún trabajo de investigación cuando recibió la llamada para que se presente en la sucursal de la entidad bancaria. “El comisario Cabañas y todos los que estuvieron en el procedimiento se burlaron de la justicia, no preservaron la escena del crimen”, manifestó.

López había denunciado ante el ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, que le amenazaron para que no continúe con el proceso judicial contra los excompañeros de su esposo.

Confía en la Fiscalía

De igual manera aseguró que confía en el trabajo de la Fiscalía y solo pide que se castigue a los autores de la muerte de su esposo. “Hasta ahora estoy muy tranquila con el trabajo de la Fiscalía. La gente de Criminalística y el médico dijeron que no hacía falta realizar ninguna autopsia", declaró López.

Delincuentes armados intentaron el 25 de octubre pasado asaltar una sucursal de Visión Banco, instalada en el predio del supermercado Los Jardines, ubicado en la calle 27 de Febrero casi Luis Alberto del Paraná de Fernando de la Mora, Zona Norte.

Los cinco sospechosos fueron reducidos y detenidos, tras un enfrentamiento con policías en el que se produjo el deceso del subcomisario Peralta.