En los primeros cuatro meses de este año, el Estado invirtió un total de G. 328 mil millones en adultos mayores a través del programa de Pensión Alimentaria. En comparación al mismo período del 2017, se observa un aumento del 35,9%, ya que el desembolso realizado en el primer cuatrimestre del año pasado fue de G. 281.000 millones, según el Ministerio de Hacienda.

La cifra inyectada a dicho fin en este año supera ampliamente los montos invertidos desde el 2013, que fue de G. 93.000 millones. Esto se evidencia en el crecimiento de 311% en el volumen destinado a los abuelitos en los últimos cinco años (2013-2018).

Actualmente, el programa de Pensión Alimentaria cuenta con un total de 188.224 adultos mayores beneficiados, que al mes reciben del Estado un ingreso de G. 510.281. Este monto está sujeto a la inflación controlada por el Banco Central del Paraguay (BCP), y es reajustado de manera anual en el mes de julio.

De acuerdo a los datos de la Dirección de Pensiones No Contributivas (DPNC) del Ministerio de Hacienda, el Estado incorporó a la lista de beneficiados a unos 5.500 abuelitos en lo que va de este año, ampliando de esa manera la cantidad de adultos mayores que reciben el beneficio.

La ayuda al adulto mayor es brindada por el Estado paraguayo mediante la Ley N° 3728/09, que establece el derecho a la pensión alimentaria para los adultos mayores en situación de pobreza. La misma se basa en una política de Estado que consiste en una asistencia monetaria mensual, equivalente al 25% del salario mínimo vigente.

Para su aplicación, fue designada como responsable la Dirección de Pensiones No Contributivas (DPNC).