Los bonos soberanos fueron el instrumento con el cual se financió una gran parte de la inversión en infraestructura realizada por el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) durante el primer cuatrimestre del 2018. A través de los bonos soberanos, la cartera de Obras financió el 19% (G. 227.000 millones) de su inyección total ejecutada al mes de abril, que fue de alrededor de G. 870.300 millones, según datos del Ministerio de Hacienda.

Estos recursos aún pertenecen a los bonos colocados en el 2017 en el mercado internacional por un total de US$ 500 millones. Esto debido a que al mes de abril el fisco aún no llegó a transferir los recursos al MOPC de los bonos soberanos colocados en marzo de este año por US$ 530 millones, señala el informe actualizado en la página web de la cartera económica.

Los otros financiadores de la inversión ejecutada por el MOPC a abril fueron el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), que tuvieron una participación del 16% y 8% en la torta. El resto se cubrió con recursos del Fondo Nacional de Inversión Pública y Desarrollo (Fonacide) y otros instrumentos.

A TRANSFERIR

De la emisión de bonos soberanos de este año, el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones deberá recibir US$ 243,8 millones, monto que representa el 45,8% del total. El resto será distribuido entre el Ministerio de Hacienda y la Industria Nacional del Cemento (INC), que recibirán US$ 279,3 millones y US$ 6,2 millones, señala el informe del fisco.

Los títulos de deuda colocados en marzo de este año fueron adquiridos por los inversionistas a 30 años de plazo y una tasa de interés del 5,6%. De esa manera, el país consiguió ubicar sus papeles a un precio menor a los bonos emitidos en el 2014, cuyo plazo de vencimiento es el mismo de este año.

En la subasta de los títulos participaron más de 180 inversionistas, que generaron una demanda cinco veces mayor al monto total colocado. Es decir, alrededor de US$ 2.650 millones, según se informó.