El crecimiento de los créditos bancarios otorgados al sec­tor privado continúa con mejora, señala el Banco Cen­tral del Paraguay (BCP) en base a su informe mensual. Pese a la desaceleración eco­nómica presentada en el pri­mer tramo del 2019, la acti­vidad en el sistema bancario continúa positiva, pues la cartera de crédito de este sector repuntó 19,2% entre enero y marzo de este año, de acuerdo a los datos elabora­dos por la Superintendencia de Bancos (SIB).

La cartera llegó al primer trimestre de este año a los G. 88,4 billones, aproxima­damente US$ 14.150 millo­nes, al tener en cuenta el tipo de cambio actual (G. 6.250), por arriba de los G. 74,1 billo­nes registrados en el mismo período del 2018.

La variación interanual de los créditos bancarios (excluido el efecto del tipo de cambio) fue 14,4% en marzo, supe­rior al 13,7% registrado en febrero y al 8,9% observado en el mismo mes del 2018. En términos interanuales, los préstamos bancarios en moneda nacional crecieron a una tasa de 19,4% en marzo, superior a la observada el mes anterior (18,7%), de acuerdo a lo que menciona el comu­nicado del Comité Ejecutivo de Operaciones de Mercado Abierto (Ceoma). Mientras, los depósitos crecieron 7,8% frente al mismo período del año pasado, mientras que la morosidad se ubicó en 2,73%, levemente menor a la del mes pasado.

Por otro lado, pese a la des­aceleración económica y un menor consumo, el crédito bancario sigue en auge y las proyecciones para fin de año son buenas. La consultora Desarrollo en Democracia (Dende) espera que la car­tera de préstamos aumente en un 8,5% para finales del 2019 frente al mismo período del año pasado.

Para la consultora, el monto de la cartera finalizará el año en aproximadamente el 35% del Producto Interno Bruto (PIB), lo que será superior a lo estimado en el 2018, que fue de 34% del PIB, pero con una expansión del 11,8%. En los años anteriores el porcentaje respecto al PIB fue de 32% en el 2017 y 33% en el 2016, de acuerdo al reporte presen­tado.

El Banco Central del Para­guay (BCP) apuesta por aumentar el consumo en el mercado local, ante una situación en donde se des­acelera la economía y la acti­vidad incluso ya se retrae. En ese sentido, la banca matriz redujo por dos meses conse­cutivos sus tasas de interés de política monetaria, lo que abaratará aún más el prés­tamo en el país.