La Cámara Paraguaya de Bebidas Alcohólicas (Capaba) considera inoportuno el planteamiento del ajuste del Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) de las bebidas, que actualmente está en estudio en el Congreso. Creen que una suba tendrá efectos negativos como por ejemplo el aumento del contrabando o la disminución de empleos en ciudades fronterizas.

Un informe realizado por la Capaba da cuenta de los argumentos principales para rechazar un aumento de las tasas que podrían oscilar entre 13,5% y 18%. Estos argumentos van desde la coyuntura económica actual, hasta el régimen de turismo, el aumento del contrabando y la disminución de empleos.

Los aspectos más importantes según este informe tienen que ver con los empleos formales, el aumento del impuesto, trasladado a los precios, reducirá las ventas de los comercios llevando inevitablemente a una disminución de la fuerza laboral de las ciudades en la frontera que se acogen al beneficio del régimen de turismo. Se estima que en ciudades como Encarnación, Ciudad del Este, Pedro Juan Caballero o Saltos de Guairá se generan más de 250.000 puestos de trabajo directos.

Por otro lado, las empresas del sector consideran como inoportuna la suba por la actual coyuntura puesto que la economía se “está enfriando”, y en el caso de las bebidas alcohólicas, las consecuencias ya se han hecho visibles por la devaluación del real y el peso argentino, la caída del turismo, y con un proyecto de tienda libre de impuestos en Brasil que avanza y está cerca de implementarse. La aplicación del nuevo proyecto de ley restará aún más competitividad de precios ya que hoy los impuestos en bebidas son el doble de lo que pagarían en dicho régimen de free shop, con marcas nacionales pagando en Brasil solo el 3% e importados 6%.

Asimismo, una suba de impuestos llevará a un incremento de precios que genera más contrabando y facilita a que los informales puedan incorporar productos de ilegales, falsificados de bebidas que se estima ya representa un 40% del mercado.

“Con la implementación de este proyecto de ley no solo aumentaría la informalidad (contrabando), Paraguay perdería competitividad no solo en el régimen de turismo sino a nivel de la industria nacional en general, todo esto generando menor recaudación y menor empleo”, indica el citado informe de Capaba.