Carlos Trapani, ex titular de la Asociación Rural del Paraguay, reconoció este miércoles que es presidente de la Fundación Servicios de Salud Animal (Fundasa) desde enero de este año. No obstante, negó monopolizar junto a Hugo Idoyaga y Fernando Serrati el negocio de las vacunas.

En contacto con la 780 AM, Trapani mencionó que ocupa la presidencia de la fundación por iniciativa propia de la Rural para trabajar con las comisiones de salud en las campañas de vacunación.

En relación a las declaraciones del ministro de Agricultura y Ganadería, Luis Gneiting, alegó que puede refutarlas con documentaciones y aseguró que puede probar que las acusaciones son falsas.

Aseguró que la fundación en cuestión rinde cuentas al Senacsa y la ARP. Agregó que durante su administración se creó una pagina web donde se publican informes financieros.

“Es más transparente que el agua el manejo financiero de la fundación”, expresó al reiterar que no existe ningún negociado con las campañas de vacunación

Gneiting, en una entrevista con la 970 AM, contó que Hugo Idoyaga, ex titular del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa) autorizó a que la Fundación Servicios de Salud Animal (Fundasa), manejada por los ganaderos Carlos Trapani y Fernando Serrati, se encargue de todo el sistema de vacunación antiaftosa a nivel país.

Según las manifestaciones de Gneiting, la referida fundación generaba ingresos anuales por valor de US$ 30 millones por todo el servicio de vacunación, que anteriormente estaba libe­rado para que las veterina­rias se encarguen de proveer las vacunas antiaftosa bajo la supervisión del Senacsa.

Coincidentemente, tanto Hugo Idoyaga, Carlos Tra­pani y Fernando Serrati son los mismos actores que hicie­ron la denuncia mediática de un supuesto pago de coima de US$ 500.000 por parte del pro­pietario del Frigorífico Con­cepción, Jair Antonio de Lima, para que de esa forma le levan­ten la sanción que tenía para exportar carne.