La ofensiva del régimen sirio, que quiere recu­perar la totalidad del último bastión rebelde en las afueras de Damasco, ha dejado desde el 18 de febrero 1.144 muertos –240 de ellos niños– y más de 4.400 heri­dos, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Más de 200 niños murieron en los bombar­deos del régimen sirio y su aliado Rusia, contra el bas­tión rebelde de Guta Orien­tal desde febrero, indica OSDH. La guerra en Siria causó más de 350.000 muer­tos en siete años, afirmó tam­bién. En total "353.935 per­sonas murieron desde el 15 de marzo del 2011", indicó la organización, que dispone de una red de informantes en Siria. Entre las víctimas figuran 106.390 civiles, entre ellas 19.811 niños, precisó.

Más de 1.000 personas requieren una evacuación médica urgente en el enclave rebelde de Guta Oriental, objeto desde hace tres sema­nas de una devastadora ofen­siva militar del régimen sirio, según Naciones Unidas. "Se trata en su mayoría de muje­res y niños", indicó Linda Tom, portavoz de la Oficina de coordinación de asuntos humanitarios de la ONU, en Damasco, informó la AFP.

ONU: APUNTAN A RUSIA

Una enésima reunión en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre Siria se trans­formó ayer en un proceso con­tra Rusia, acusado por EEUU, Francia y Gran Bretaña de ser responsable del fracaso del cese del fuego en Guta. La reunión cumplía con la resolución 2.401 votada el 24 de febrero por los 15 miembros del Consejo.

El texto exigía al jefe de la ONU, Antonio Guterres, un informe sobre la exigencia de un cese del fuego por 30 días en Siria, lo que no fue respetado. Según Fran­cia, "Rusia puede hacer parar el baño de sangre". "La ofensiva siria continúa con un diluvio de fuego. Los civiles no son vícti­mas colaterales, sino el propio objetivo de esta ofensiva", dijo su representante.