• Bruselas, Bélgica. AFP.

La Unión Europea no obtuvo ayer sábado garantías de que quedará exenta de los aranceles impuestos por el presidente Donald Trump al acero y el aluminio, tras haber advertido a Estados Unidos sobre el riesgo de una guerra comercial.

Los europeos expresaron su decepción este sábado al representante estadounidense de Comercio, Robert Lighthizer, quien viajó a Bruselas para una reunión prevista desde hacía tiempo con la comisaria europea del ramo, Cecilia Malmström, y el ministro de Economía japonés, Hiroshige Seko.

Japón, al igual que la Unión Europea, exige estar exento de las tasas anunciadas el jueves por Donald Trump, de 25% para las importaciones de acero y 10% para las importaciones de aluminio.

"Fue una franca discusión" pero "no obtuvimos claridad inmediata sobre el procedimiento para quedarse exentos y las negociaciones continuarán la semana que viene" indicó Malmström en Twitter tras el encuentro, de unas cuatro horas.

"Somos un aliado cercano y un socio comercial de Estados Unidos y, como tal, la Unión Europea debe estar excluida de las medidas anunciadas" por el presidente Donald Trump, insistió Malmström.

El encuentro también abordó la cooperación entre los tres socios para luchar contra el "dumping" y los problemas que plantea la sobrecapacidad en el sector siderúrgico. La delegación europea consideró que se lograron buenos resultados en esta parte de la reunión y esperan que Donald Trump tenga en cuenta sus esfuerzos.

Aunque ni europeos ni japoneses esperaban obtener una decisión este sábado, quisieron aprovechar para presionar a los estadounidenses.

El presidente francés, Emmanuel Macron, ya había advertido el viernes a Trump sobre las consecuencias de su decisión.

"Tales medidas contra países aliados, que respetan las reglas del comercio mundial, no serían eficaces para luchar (contra) las prácticas desleales", afirmó. "Europa responderá de forma clara y proporcionada a cualquier práctica infundada y contraria a las reglas del comercio mundial", advirtió.

El vicepresidente de la Comisión Europea, Jyrki Katainen, reconoció el viernes que no esperaba resolver todo en esta reunión. Pero "necesitamos clarificaciones" e iniciar "un diálogo" con Estados Unidos con el objetivo de evitar una escalada hacia un conflicto comercial global, señaló.