Washington, EEUU. AFP

El presidente Donald Trump aceptó una propuesta del líder norcoreano Kim Jong-Un para reunirse en los próxi­mos meses y discutir sobre la desnuclearización de la península coreana, infor­maron un alto funciona­rio surcoreano y la Casa Blanca. El asesor de Segu­ridad Nacional de Corea del Sur, Chung Eui-yong, dijo que Kim había expresado su "interés en encontrarse con el presidente Trump tan pronto como sea posible". En respuesta, Trump "dijo que se reuniría con Kim Jong-un hacia el mes de mayo para alcanzar una desnucleari­zación permanente" de la península, explicó el funcionario.

La estrategia que unió san­ciones económicas, ame­nazas militares y "presión máxima" por vía diplomá­tica abrió el camino para la histórica cumbre entre el presidente Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong Un, afirmó ayer el vice­presidente estadounidense, Mike Pence.

La Casa Blanca sorprendió al mundo en la noche del jueves al anunciar que Trump había aceptado una oferta de Kim de un encuentro, que posible­mente será realizado hacia fines de mayo, para discu­tir la seguridad y la desnu­clearización de la península coreana. Para Pence, "los norcoreanos vienen a la mesa a pesar de que EEUU no ha hecho ninguna concesión".

Trump mantuvo ayer una conversación telefónica con el presidente chino Xi Jin­ping y acordaron mante­ner las presiones hasta que el gobierno de Pyongyang avance hacia una desnuclea­rización "completa, verifica­ble e irreversible". Esta posi­ción es compartida por uno de los principales aliados asiáticos de Washington, el gobierno de Japón, que tam­bién defendió la manuten­ción de la política de presión sobre Pyongyang.

En Nueva York, el secreta­rio general de la ONU, Anto­nio Guterres, saludó el "lide­razgo y visión" exhibidos por Trump y Kim en avanzar hacia un encuentro.

LA MEDIACIÓN DE COREA DEL SUR

Al hacer el sensacional anuncio en la Casa Blanca, el negociador surcoreano Chung Eui-yong había afirmado que Kim está "com­prometido con la desnuclearización" de la península coreana y con la interrupción de los ensayos con misiles balísticos. La desnucle­rarización de la península y el fin de los ensayos balísticos han sido algunas de las prioridades de la diplomacia global en los últimos años, y por eso se trata de una oportunidad.

El sorpresivo anuncio de una futura cumbre entre el presidente estadounidense y el líder norcoreano es el último, y más impresio­nante, avance diplomático registrado en la crisis de la península coreana. EEUU y Corea del Norte, con sus respectivos aliados, se enfrentaron en la Guerra de Corea (1950-1953), que culminó con un armisticio sin que nunca se firmara un acuerdo de paz.