Ginebra, Suiza | AFP |

La ONU solicitó este jueves que los barcos humanitarios que socorren a migrantes en peligro en el mar Mediterráneo no sean penalizados.

En una declaración conjunta, el máximo responsable de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Antonio Grandi, y el Director General de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Antonio Vitorino, subrayan el "rol clave" de los barcos de las oenegés en el Mediterráneo.

"No deberían ser penalizados por salvar vidas en el mar", afirman, en tanto Italia a impulso de su ministro del Interior, el ultraderechista Matteo Salvini, ha cerrado sus puertos a estos navíos, acusándolos de complicidad con los traficantes de seres humanos.

Grandi y Vitorino demandan además que los buques mercantes "no sean redirigidos a Libia para desembarcar a los pasajeros que han rescatado", y que que no se detenga más en este país a los migrantes devueltos, llamándolo a respetar los derechos humanos y asumir sus responsabilidades.

Los altos funcionarios de la ONU también solicitan a la comunidad internacional que actúe de manera de poder prevenir tragedias como la de Tajura, centro de detención en las afueras de Trípoli, en el cual tras un ataque aéreo murieron más de 50 migrantes.

El centro de detención en Tajura está cerrado desde el miércoles, según agencias de la ONU, las que señalaron que unos 400 sobrevivientes del bombardeo fueron trasladados a otro centro “sobrepoblado”. Los más vulnerables entre estos sobrevivientes están siendo evacuados de Libia.