Bruselas, Bélgica | AFP |

Cientos de oenegés urgieron en una carta conjunta a la Unión Europea a detener "inmediatamente" las negociaciones sobre un acuerdo comercial con Mercosur por la situación de los derechos humanos y del medioambiente en el Brasil del ultraderechista Jair Bolsonaro.

“Desde la toma de posesión del presidente de Brasil, Jair Bolsonar, en enero de 2019, hemos sido testigos del aumento de las violaciones de los derechos humanos, los ataques a las minorías”, reza la carta firmada por 340 organizaciones.

Para estos grupos de ambos lados del Atlántico, entre las que se encuentran Greenpeace, el gobierno brasileño también "prepara la destrucción de alguna de las regiones más preciosas y ecológicamente valiosas del mundo como la Amazonía".

Las oenegés reclaman así al bloque que "detenga inmediatamente las negociaciones del acuerdo comercial UE-Mercosur" y que confirme, "con pruebas materiales", que Brasil cumplirá con sus compromisos del Acuerdo de París sobre clima.

Cuando la negociación con los países del Mercosur -Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay- parecen encontrarse en su recta final tras iniciarse hace 20 años, la presión de sectores agrícolas y ecologistas europeos contra el acuerdo aumenta.

Los eurodiputados del partido del presidente francés, Emmanuel Macron, subrayaron el lunes, a través del parlamentario Jérémy Decerle, que los acuerdos no deben permitir la importación de productos agrícolas que no cumplen las reglas europeas.

"O cuyas condiciones de producción ambientales, sanitarias o sociales en los países de origen estén en contradicción con los principios de sustentabilidad promovidos por Europa a nivel internacional", agregó.

Preguntada por las críticas, la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, reconoció el lunes que "hay algunas medidas tomadas en Brasil" que no comparten, pero que "un acuerdo comercial no puede resolver todas las miserias del mundo".

"Pero podemos conseguir un marco para discutir estas cuestiones", agregó Malmström, asegurando que tratan de conseguir "un capítulo sobre comercio y desarrollo sostenible que sea lo más ambicioso posible, pero que aún no está hecho".

Aunque el mandatario de Brasil y su par argentino, Mauricio Macri, hablaron a inicios de junio de un acuerdo "inminente", la Comisión Europea, encargada de la negociación en la UE, dijo que "discusiones a nivel técnico continúan".

La próxima reunión de ministros del Mercosur con Malmström y su par de Agricultura, Phil Hogan, podría tener lugar el 27 de junio en Bruselas, según fuentes conocedoras de la negociación, una fecha que la Comisión rechazó confirmar.

Algunos de los escollos en los últimos meses de negociación fueron las reclamaciones europeas en asuntos como los vehículos o las autopartes, las indicaciones geográficas, los servicios marítimos y los productos lácteos.