Brasilia, Brasil | AFP |

El Banco Central de Brasil (BCB) mantendrá el miércoles su tasa básica en su mínimo histórico de 6,5%, vigente desde marzo de 2018, pero puede dar señales de próximos recortes para alentar una economía al borde de una nueva recesión, estiman analistas.

Las proyecciones de crecimiento de la principal economía latinoamericana en 2019 no cesan de degradarse, ante las dificultades del gobierno de Jair Bolsonaro para avanzar rápidamente con los programas de reformas fiscales prometidas durante su campaña electoral.

Las previsiones del mercado, que a inicios de año eran de un crecimiento del PIB de 2,5%, esta semana cayeron por primera vez por debajo de 1% (a 0,93%), según la última encuesta Focus realizada por el BCB con un centenar de analistas e inversores.

En el primer trimestre, el PIB brasileño se contrajo un 0,2% respecto al trimestre anterior, en su primera caída desde fines de 2016, cuando el país salía de dos años de recesión. Y que ahora amenaza con volver, en caso de nueva contracción del PIB en el segundo trimestre.

Todo eso, con proyecciones de inflación en 2019 bajo control, de 3,84% en el último Focus, por debajo del centro de la meta oficial de 4,25% (con un margen de tolerancia de 1,5 puntos porcentuales).

Pese a ese panorama, el Comité de Política Monetaria (Copom) del BCB no se ha mostrado sensible hasta ahora a los llamamientos para que recorte las tasas, a fin de incentivar la inversión y el consumo.

Su argumento principal: sin la reforma de las jubilaciones -primer paso para reducir el déficit público- no hay razones para flexibilizar la política monetaria, dado que el descontrol fiscal conlleva riesgos inflacionarios.

"Señal más ‘dovish’

Muchos analistas estiman que el BCB deberá acusar recibo de las presiones a favor de un recorte de la tasa Selic, en un país con más de 13 millones de desocupados.

El último informe Focus prevé, en su primera modificación de esa estimación en 18 semanas, que el Copom recorte a lo largo de este año la tasa a 5,75%.

La institución, que en sus comunicados suele preconizar "cautela, serenidad y perseverancia", podría dar el miércoles "una clara señal más 'dovish' (blanda)" sobre sus intenciones, indicó la casa de corretaje Coinvalores.

También la empujaría en esa dirección la presentación la semana pasada en el Congreso de un proyecto de reforma de las jubilaciones; menos ambicioso del que propone el ministro de Economía Paulo Guedes, pero que tiene al menos el mérito, a ojos de los inversores, de destrabar las discusiones.

Patricia Krause, economista para América Latina de la aseguradora francesa de créditos Coface, estima que la reforma "se llevará a cabo, pero hacia fin de año", por lo cual el Copom recortará su tasa tan solo "en sus dos últimas reuniones" de 2019 (el 29 de octubre y el 10 de diciembre).

Según Krause, un recorte de la Selic “tendrá algún efecto positivo marginal, pero solo habrá más optimismo cuando la reforma se apruebe”.