Río de Janeiro, Brasil | AFP | por Eugenia LOGIURATTO

Brasil homenajea el jueves con flores, misas y actos públicos a la concejal negra Marielle Franco, asesinada hace un año, cuya figura ya inspira a defensores de los derechos humanos en el mundo entero.

Manifestantes en Rio de Janeiro, Brasilia y otras ciudades exigen que se identifique a quienes ordenaron el crimen, sin darse por satisfechos con la detención el martes del presunto ejecutor y del conductor del coche desde el que se efectuaron los disparos que el 14 de marzo de 2018 abatieron a Franco y a su chofer Anderson Gomes en pleno centro de Rio.

"La muerte de Marielle para nosotras, mujeres negras de este país, representa un proceso profundo de reanudación de nuestro camino, de rescate de nuestra identidad y de resistencia, porque existen políticas de feminicidio, de genocidio de la juventud negra", dijo a la AFP Silvia de Mendonça, una actriz de 57 años que participó en un acto exactamente en el cruce donde Franco fue acribillada.

Desde el alba, manifestantes colgaron en el lugar fotos de la concejal y encendieron velas en su honor.

Franco, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL, izquierda), era una firme defensora de los derechos de los jóvenes negros, de las mujeres, de la comunidad LGBT y crítica con la violencia policial en las favelas de Rio, en una de las cuales había crecido. Tenía 38 años.

La escalinata de la cámara municipal donde trabajaba, en la céntrica plaza Cinelandia, fue adornada con girasoles y frases conmemorativas. Una gran manifestación fue convocada para el fin de la tarde.

En Brasilia, legisladores del PSOL le rindieron homenaje en el Congreso y un grupo de mujeres "rebautizó" uno de los puentes de la capital colocando un adhesivo gigante "Puente Marielle Franco" en lugar del nombre del militar Costa e Silva, segundo presidente del período dictatorial (1964-1985).

Marielle, “semilla” de mujeres negras en política

Tras su asesinato, Franco pasó de ser una figura conocida apenas en el reducto de la política local a un símbolo mundial de resistencia.

Los grafitis con su rostro se multiplicaron, su nombre aparece en todas las manifestaciones callejeras vinculadas a la izquierda y su figura fue homenajeada en el desfile de la escuela de samba Mangueira, campeona del carnaval de Rio en 2019.

El mismo año en que el 55% de los votantes eligió al ultraderechista Jair Bolsonaro presidente de Brasil, varias mujeres negras, algunas de ellas asesoras cercanas a Franco, conquistaron puestos electivos, como las diputadas regionales de Rio de Janeiro Mónica Francisco y Dani Monteiro y la diputada federal Taliria Petrone.

"Marielle ya no vive porque su cuerpo fue interrumpido. Ninguna de nosotras es Marielle. Pero sus pautas están más vivas que nunca. Se despertó un sentido de urgencia de continuar con esas luchas", afirmó Petrone, de 33 años.

Investigación inconclusa

Las autoridades capturaron el martes a dos expolicías sospechosos de emboscarla y asesinarla cuando salía de un evento sobre empoderamiento de mujeres negras.

La Policía Civil, a cargo de la investigación, afirma no haber determinado aún si Ronnie Lessa, autor de los disparos y su cómplice y conductor Elcio Vieira de Queiroz actuaron por cuenta propia o cumpliendo una orden. Aunque la fiscalía considera "indiscutible" que el asesinato tiene relación con la actividad política de Franco en favor de las minorías.

Elucidar si existe un mandante será la prioridad de la segunda parte de la investigación, que también indagará si los detenidos tienen vínculos con milicias parapoliciales, grupos de agentes y exagentes del estado que se disputan con el narcotráfico el control de las favelas de Rio, extorsionando a la población.

La demora en apuntar responsables hizo crecer las sospechas de que existen grupos que intentan obstaculizar las investigaciones.

Esto motivó una “investigación de la investigación” a cargo de la Policía Federal, que todavía está en curso y sobre la que no se conocen detalles.