Brasilia, Brasil | AFP |

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, viajará la noche del domingo a Davos para asistir al Foro Económico Mundial, su primera cita internacional como gobernante, en medio de una creciente polémica por manejos bancarios "sospechosos" de su hijo mayor Flávio, según nuevas revelaciones.

Bolsonaro partirá a las 22H00 locales (00H00 GMT del lunes) acompañado de los ministros de Economía, Paulo Guedes, de Relaciones Exteriores, Ernesto Araújo, y de Justicia, el exjuez anticorrupción Sergio Moro, entre otras autoridades, indicó la estatal Agencia Brasil.

El discurso que dará el martes el mandatario de ultraderecha, promotor de una economía liberal para Brasil, es muy esperado en el foro de Davos, que reúne a 3.000 empresarios y líderes políticos.

Ese día por la noche, el excapitán de 63 años, que el 1 de enero asumió el poder de la mayor economía de América Latina, cenará con sus homólogos de Colombia, Ecuador, Perú y Costa Rica.

Según la Agencia Brasil, Bolsonaro también podría participar en un panel sobre la crisis en Venezuela, frente a la cual ha prometido esta semana hacer "todo" lo posible para resolverla, y en otro denominado "El futuro de Brasil".

Depósitos “sospechosos”

Bolsonaro se estrenará como presidente en un evento internacional en momentos que aumenta la presión en torno a su hijo Flávio, legislador de la Asamblea Legislativa de Rio de Janeiro y senador electo que asumirá funciones el 1 de febrero.

Desde el viernes el canal Globo, con base en documentos del Consejo de Control de Actividades Financieras (COAF), reveló que Flávio recibió depósitos bancarios "sospechosos" entre junio y julio de 2017 por 96.000 reales (USD 30.000 al tipo de cambio promedio de ese año) y pagó 1.016.839 reales (USD 317.762) de un título bancario de la Caixa Económica Federal.

Ese día, Flávio Bolsonaro negó en una entrevista en la cadena Record TV cualquier irregularidad, pero su padre no se ha pronunciado sobre el tema.

Según el texto del COAF, no fue posible detectar el origen de los depósitos, que fueron realizados en cinco días, y tampoco se pudo identificar al destinatario del título bancario ni la fecha en que se realizó la transacción.

Para empeorar la situación, este domingo el columnista del diario O Globo, Lauro Jardim, reveló que el exchofer de Flávio, Fabricio Queiroz, movilizó unos 7 millones de reales entre 2014 y 2017, después de que esta semana una investigación en su contra por movimientos financieros atípicos fuera suspendida provisoriamente por orden de la corte suprema de Brasil.

Queiroz estaba siendo investigado por realizar transferencias por 1,2 millones de reales (300.000 dólares) -incluidos en los 7 millones de reales mencionados por Jardim- entre enero de 2016 y enero de 2017, aparentemente incompatibles con sus ingresos.

Un tema que desde su revelación a principios de diciembre por el diario O Estado de S. Paulo ha sembrado incógnitas alrededor de la familia del mandatario brasileño, quien durante su campaña prometió combatir la extendida corrupción en Brasil.

Bolsonaro, que prevé regresar a Brasil el jueves, también deja atrás la crisis de inseguridad en el estado Ceará, que desde el 2 de enero es blanco de una ola de ataques urbanos ordenados por grupos criminales desde las prisiones.