París, Francia | AFP.

La revista francesa de celebridades Closer regresa al banquillo de acusados este miércoles para apelar una multa a la que fue condenada por haber publicado en 2012 fotografías de Catalina, la esposa del príncipe Guillermo de Inglaterra, en toples.

Las imágenes publicadas el 14 de septiembre de 2012 mostraban a Catalina y Guillermo al borde de una piscina en una lujosa finca de Luberon, en el sur de Francia. La duquesa llevaba solamente la parte inferior de un bikini.

Estas fotografías tomadas con un teleobjetivo habían provocado la furia de la familia real británica y de los tabloides de ese país.

En un juicio en septiembre, los dirigentes de la revista fueron condenados a una multa de 45.000 euros (el monto máximo) y los dos fotógrafos que tomaron los clichés a 10.000 euros cada uno. Ambos niegan haber tomado las polémicas fotografías.

Closer fue la primera en publicar los clichés. También los publicaron otras revistas europeas, como Chi en Italia o el Daily Star de Irlanda.

La revista tuvo que pagar además 100.000 euros en daños y perjuicios después de que la pareja real presentara una demanda por 1,5 millones de euros por lo que dijeron era una “violación grave de su privacidad”.

Guillermo y Catalina también obtuvieron una orden judicial que impide el uso posterior de las imágenes.

Durante el juicio, los abogados de Closer argumentaron que las imágenes eran de interés público y transmitían una “imagen positiva” de la realeza.

Pero en una carta leída en la corte en mayo del año pasado, Guillermo dijo que el caso había traído dolorosos recuerdos de la persecución de los paparazzi a su madre, la princesa Diana, quien murió en un accidente automovilístico en París cuando era perseguida por fotógrafos.

El abogado de Closer, Paul-Albert Iweins, apeló el fallo, argumentando que las multas fueron “exageradas”.