El teniente Juan Simeón Benítez fue imputado por el hecho punible de violencia familiar, según resolvió el fis­cal Alfredo Manzur, de la Fis­calía de Paraguarí. El mili­tar, que presta servicios en la 2da. División de Caballería en San Juan Bautista, Misiones, agredió física y verbalmente a su hermana y a su madre el viernes pasado, en horas de la noche, en la compañía Loma Pytã de Paraguarí. La agre­sión fue grabada mediante un celular y viralizada en las redes sociales.

El militar aprovechó que tenía libre el fin de semana y llegó hasta la casa de su madre, donde comenzó una ronda de tragos. De acuerdo a los informes, la discusión comenzó cuando una de sus hermanas le reclamó por des­cuidar a sus hijos que nacie­ron previo a su matrimonio.

Esto caldeó los ánimos del militar, quien comenzó a pro­pinar golpes a su hermana y a su madre, quien se inter­puso para calmar la pelea. El hombre infligió patadas a ambas mujeres, además de golpes de puño en el rostro y en la espalda, mientras la escena era grabada por otra de sus hermanas. Si bien esta no sería la primera vez que el militar actúa de forma violenta, las víctimas por fin pudieron documentar el hecho para realizar la denun­cia correspondiente, según indicaron. Las mismas fue­ron inspeccionadas por el médico forense de la Fiscalía.

Por su parte, el coronel Víc­tor Urdapilleta, vocero de los militares, informó que el teniente Benítez fue llamado a su unidad. Posteriormente, fue al Cuartel General del Ejército en Campo Grande, Asunción, donde se abrió un sumario para deslindar res­ponsabilidades.

Urdapilleta explicó que si existe una denuncia penal privada, Benítez será puesto a disposición de la Fiscalía, de modo que pueda enfren­tar las consecuencias de sus actos en forma personal y sin implicar a la unidad armada a la que está sirviendo, explicó el uniformado.

CONDENA POR VIOLENCIA FAMILIAR

Días pasados, en Ciudad del Este, un hombre fue senten­ciado a 2 años de pena priva­tiva de libertad por violencia familiar tras ser hallado cul­pable durante un juicio oral y público.

Se trata de Carlos Antonio Galeano, quien atropelló a su esposa en la vía pública y la amenazó con matarla y supues­tamente suicidarse luego. Ade­más, le envió audios amena­zantes. El fiscal Miguel Ángel Alvarenga logró que el Tribu­nal de Sentencia, conformado por Efrén Giménez, Milciades Ovelar y Herminio Montiel, lo condene a 2 años de prisión.