Rafael de Souza es acusado de proveer armas de fuego a varias organizaciones criminales y de ser el responsable de distribuir armamentos para llevarse a cabo la supuesta fuga de varios reclusos, de la Penitenciaría de Encarnación. Asimismo, se le atribuye el plan de asesinato del exdiputado, Luis Villamayor. El fiscal interviniente solicitó su prisión preventiva.

El fiscal de la Unidad Especializada de Lucha contra el Crimen Organizado, Hugo Volpe imputó al ciudadano brasileño, Rafael Marcos de Souza (27), por la presunta comisión de los hechos punibles de asociación criminal, tráfico de armas y liberación de presos en carácter de cómplice.

Rafael de Souza es acusado de proveer armas de fuego a varias organizaciones criminales y de ser el responsable de distribuir armamentos para llevarse a cabo la supuesta fuga de varios reclusos, de la Penitenciaría de Encarnación. Asimismo, se le atribuye el plan de asesinato del exdiputado, Luis Villamayor.

Según el escrito del Ministerio Público, el hombre recibía ordenes de criminales brasileros pertenecientes a la supuesta organización “La Firma”, cuyo fundador es el narcotraficante, extraditado Jarvis Chimenes Pavao.

El ahora imputado fue detenido luego una serie de allanamientos realizado el pasado sábado, en horas de la mañana, sobre las calles Eugenio A. Garay casi Avenida Bernardino Caballero, en Ciudad del Este.

De Souza fue plenamente identificado como el encargado de conseguir las armas que iban a utilizar la personas que vendrían desde el Brasil, para liberar a los dos internos de la penitenciaría. Este mismo grupo es el que iría a realizar el caso de sicariato en contra del abogado Luis Villamayor, quien fue advertido de sobre dicha situación.