Los agentes fiscales Marcelo Pecci, Katia Uemura y Alicia Sapriza –quienes llevan adelante la investigación para esclarecer el asesinato del subjefe Antisecuestro, el comisario Rufino Acosta– encabezaron días pasados la reconstrucción de los hechos, a fin de aportar más datos a la carpeta y esclarecer el crimen.

Del procedimiento participaron los 3 policías que estuvieron en el momento del fallecimiento del comisario Acosta, así como también las cinco personas detenidas con relación a este caso y del secuestro al empresario Silvino Villalba.

Desde la Fiscalía informaron que el procedimiento aportó bastante claridad al trabajo, y se esperan más resultados de pericias en las próximas horas. No obstante, no se descarta la realización de otro procedimiento similar, con más rigor científico, en vista que los detenidos en el caso no quisieron colaborar con el procedimiento. Sin embargo, quedó claro que el disparo que acabó con la vida de Acosta procedió de donde estaban los presuntos delincuentes.

De acuerdo a la pericia balística elaborada por Laboratorio Forense, el arma incautada en Pedro Juan Caballero fue la utilizada para acabar con la vida del comisario Acosta. “Lo único que tenemos en concreto es que conforme a las pericias balísticas, la bala extraída del cuerpo del comisario corresponde al arma encontrada en poder de uno de los imputados”, manifestó la fiscal Uemura.

ANTECEDENTES

El comisario Acosta falleció el pasado 24 de enero último, en la localidad de Capitán Bado, departamento de Amambay, durante un enfrentamiento generado tras un procedimiento de identificación del lugar donde se hallaban los supuestos responsables del secuestro de Silvino Villalba.

En la ocasión, además del comisario Acosta, también fue abatido uno de los delincuentes y no se descarta que éste haya sido el que efectuó el disparo que acabó con la vida del alto oficial antisecuestro, aunque aún resta determinar bien la autoría específica con relación al disparo, informaron desde la Fiscalía.