En la mañana de ayer, jueves 10, se presentó la solicitud de destitución de la jueza Nathalia Caballero, que tiene a su cargo el caso de múltiple feminicidio registrado en Ypacaraí, a finales del año pasado, específicamente el 26 de diciembre, y cuya última víctima, Fátima Borja (21), falleció el viernes 4 de este mes. Ella se sumó a su hermana Sara (14) y a su madre Francisca Delgado (50), quienes fallecieron antes como consecuencia del incendio provocado por su padre, Epifanio Borja Candia (59), mientras dormían en su residencia. El victimario también falleció.

El pedido fue realizado por Deysy Borja, hija y hermana de las víctimas, ante el diputado Eusebio Alvarenga, titular interino del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (JEM). La mujer estuvo acompañada por un grupo de ciudadanos y la diputada Del Pilar Medina.

La solicitud de destitución de la magistrada Caballero, conforme a la nota, obedece a su actitud pasiva para evitar el trágico suceso, atendiendo a que la propia joven había acudido ante la misma a denunciar los constantes episodios de violencia a los que eran sometidas por su padre.

En una oportunidad, contó Deysy, fue hasta la comisaría para mostrar las fotos de los bidones de combustible que su padre tenía escondidos en la casa, pero lastimosamente nadie hizo caso a su denuncia y pedido de auxilio. Incluso, su madre y hermana fueron varias veces hasta el juzgado de Caballero a reiterar que vivían en zozobra por culpa de Epifanio, pero nadie tomó la denuncia seriamente, conforme al relato de la joven.

El pedido de Deysy es que se destituya a la jueza y a los demás involucrados por no prestar la debida atención a la denuncia que formularon en su momento y en varias oportunidades. Hoy, está en manos del JEM estudiar la actuación de la jueza con la seriedad que corresponde.