Cuatro días después de haber asegurado en conferencia de prensa que no dejará la institución “porque no hay motivos”, Horacio Torres renunció a la presidencia del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert).

Ante una inminente interpelación y posible destitución, abonadas por los sucesivos escándalos de corrupción que vinieron sacudiendo a su administración, así como el evidente tráfico de influencias que compromete a su padrino político, el ministro “semibachiller” de Agricultura , Rodolfo Friedmann. Rodolfo Friedmann, el hasta ayer presidente del Indert optó por la renuncia.

Los chats de Friedmann con el ex gerente del Indert Carlos Soler, imputado por el caso de coimas, en los que se dejan al descubierto un alevoso tráfi co de infl uencias y los US$ 7 millones de pago para el amigo del padrino político publicados por La Nación, estallaron en la salida de Torres.

El escándalo se inició con las conversaciones vía Whatsapp que revelaron un esquema de coima en el que se vieron involucrados el ex gerente de créditos Carlos Soler y el ex director de la Región Occidental, Enrique Gómez de la Fuente, amigo íntimo del ministro. En los chats se devela un operativo de apriete al benefi ciario de tierras del Chaco, Albino Méndez, y en los mismos hacían referencia a infl uencias de “RF” en alusión a Rodolfo Friedmann, mientras que usaban “H” para referirse a Horacio Torres.

Ni bien terminaban de explotar los chats del apriete, otra investigación de La Nación sacaba al tapete un negro antecedente de Gómez de la Fuente. En una denuncia presentada en el Ministerio Público, el ganadero Rolando Ismael Fernández refi ere que en el 2015, en compañía de otros amigos, inició un proyecto de explotación ganadera en cuatro campos ubicados en la colonia Ñande Mba’e, a 150 kilómetros de Mariscal Estigarribia, Chaco.

Los funcionarios del Indert comenzaron a plantear trabas e incluso a ofrecer en venta los lotes sin autorización de los ocupantes y sin proceder a notifi car de la desestimación del pedido hecho por los ganaderos.

“Enrique Gómez de la Fuente investigacon@gruponacion.com.py me pidió US$ 480 mil, pero es mucha plata, no tenía eso. Llegaron hasta mi propiedad en una camioneta del Indert con matones y pistola en mano”, relató el ganadero Fernández. Ante su negativa de abonar la coima, el director del Indert vendió rápidamente el terreno a 100 dólares la hectárea a unas hermanas estudiantes y a su padre jornalero de Villa Elisa, quienes serían prestanombres de un ganadero que posee tierras colindantes a la propiedad en cuestión.

El dato llamativo es que Gómez de la Fuente, en setiembre del 2017, fue abogado del empresario Diego Chagra y de la Ganadera Los Lazos en la compra de 10 mil hectáreas colindantes con las cuatro fracciones que le fueron despojadas a Fernández por no pagar la coima.

Otros chats publicados hace un par de días por La Nación nuevamente conducen a Friedmann. Las conversaciones de Whatsapp muestran cómo el ministro subordinaba a los ex funcionarios imputados por coima; además de los leales que instaló en el Indert, infl uyó en otros nombramientos, se inmiscuía en asuntos administrativos de la institución, recibía fotos de expedientes y hasta indicaba órdenes para el saliente titular.

Así también, otro caso groso revelado por La Nación es el acelerado pago en la administración de Torres de G. 44 mil millones, equivalentes a US$ 7 millones, en concepto de “intereses” por las tierras de Antebi Cué. El pago fue a favor del empresario Roberto Antebi, quien mantiene un antiguo pleito judicial por la venta de unas 224 mil hectáreas ubicadas entre los departamentos de Concepción y Amambay expropiadas por Ley Nº 517 de 1995.

El empresario Antebi mantiene conocidos vínculos de amistad con el ministro Rodolfo Friedmann. Cuando se desempeñaba como senador, Rodolfo Friedmann se encargó de impulsar la aprobación de un proyecto de ley que buscaba legalizar la ocupación ilegal de las tierras de Antebi Cué. El proyecto fue postergado y hasta ahora sigue en comisión. En aquella ocasión, varios senadores advirtieron que algo “olía mal” en la pretensión de Friedmann..

Destituyen a síndico recomendado

Francisco Inocente Gómez.
Francisco Inocente Gómez.

El síndico de la Contraloría en el Indert, Francisco Inocente Gómez, es otro leal de Friedmann que quedó fuera de la institución ayer.

Luego de conocerse que Gómez es parte de los recomendados de Villarrica que aterrizaron en el Indert, el contralor Camilo Benítez firmó la resolución Nº 503 de fecha 8 de octubre del 2019 para dar por terminadas las funciones del mismo y agradecerle por sus servicios prestados.