El director nacional de Aduanas, Julio Fer­nández, despotricó contra la prensa crítica acu­sándola de buscar desestabi­lizar su gestión y de generar sensaciones falsas en la opi­nión pública. Tras la publica­ción del millonario gasto en fiestas en el congreso adua­nero internacional que se hizo meses atrás, la autoridad salió a justificar los desem­bolsos, argumentando que los beneficios del evento fue­ron mayores a los egresos.

La Nación publicó ayer vier­nes el gasto de Aduanas de G. 1.000 millones vía licitación para un congreso aduanero realizado entre abril y mayo, que además de cubrir los cos­tos de las actividades oficia­les también incluyó espacios culturales, musicales, fiestas con shows artísticos, paseo y fina gastronomía, para las diferentes delegaciones, las cuales también retornaron a sus países colmados de costo­sos regalos.

En entrevista con el perio­dista Carlos Peralta de la 780 AM, Fernández manifestó que el congreso fue “la fiesta más rentable” que tuvieron hasta el momento en su adminis­tración. Alegó que los G. 1.000 millones, al cambio de moneda, representan por debajo de los US$ 200 mil, que se deben com­parar con los beneficios que tuvieron tras dicha actividad regional del sector.

Comentó que el director nacional de Aduanas de Uru­guay, Enrique Cano, entregó US$ 2 millones en concepto de un sistema informático sobre gestión de riesgo a modo de donación. “Si noso­tros desarrollábamos el sof­tware nos iba a costar US$ 2 millones”, expresó. Sin embargo, se guardaron muy bien esta donación conside­rando que no fue publicada en ningún lado y tampoco mostró los documentos de la recepción del bien.

FUTUROLOGÍA

Para justificar el festín hizo futurología. Mencionó que en el marco de las suntuosas ceremonias también acelera­ron un acuerdo con Canadá y que concretaron una dona­ción con la fundación Koica, que abre una oportunidad de interactuar con Corea del Sur, bajo una donación que asciende a los US$ 12 millo­nes en materia de equipa­mientos y software, ade­más de un apoyo técnico de la Aduana de Corea del Sur que se tendrá desde el 2020 al 2023. “Esos mil millones de guaraníes en comparación a los millones que recibimos en beneficio es algo absurdo”, aseveró.

Con relación a los gastos que no tenían mucho que ver con las actividades oficiales del congreso, como las fiestas con despliegues musicales, show de bailarinas y gastronómi­cos, Fernández fundamentó que también buscaron vender la “imagen país”, por lo que se optó por acompañar a los presentes con música folcló­rica, espectáculos nacionales y servicios de primera”.

“LA PRENSA, EMPEÑADA EN DAÑAR LA IMAGEN PAÍS”

Fernández dijo, por otra parte, que la prensa está empeñada en “dañar más la imagen del país”. “En vez de sacar otras noticias, se concentra en lo negativo. Los dueños de medios tie­nen reserva para aguan­tar la crisis económica y se están empeñando en hacer­nos creer que todo está tan bajo, tan mal. Sin embargo, yo veo que hay antipatrio­tismo en este tipo de noti­cias porque todos los días estamos leyendo prácti­camente basura, también debemos pintar lo bueno que tiene Paraguay”, fus­tigó claramente ofuscado Fernández.

A su criterio, existe una mala intención en muchos medios (de comunicación), que “intentan desestabili­zar”. “Nos estamos dañando a nosotros mismos. Todos los días buscan dañar a una figura que está trabajando”, agregó.

Ante la consulta sobre qué contemplaba la licitación adjudicada en cuestión, Fer­nández dijo que desconoce los detalles administrativos, pero indicó que un evento de tal envergadura implica muchos gastos. Sin embargo, estuvo disfrutando manja­res, por lo que llama la aten­ción su amnesia.

Señaló también que mirando la relación del costo-benefi­cio del congreso, puede deter­minar que fue muy positivo para el país y su imagen. “Hay mala intención en medios y propietarios de medios que quieren descomponer más la situación. Este diario La Nación. Hablamos de un ex presidente que pugnó por continuar y no sé qué le ocu­rre, no sé qué ventaja se saca con lanzar excremento por el ventilador y descompo­ner más la imagen del país. Muchos medios están con esa intención y lamentable­mente contagian a la opinión pública, parece que está todo desastroso y no es así. Creo que debemos ser patriotas y los medios deben trabajar por mejorar la imagen y la autoi­magen”, refirió.

FERNÁNDEZ NO ATENDIÓ LLAMADAS NI MENSAJES

Julio Fernández, en la misma entrevista radial, afirmó que desde la Nación no hablaron con él antes de publicar sobre el millonario desembolso, mientras que desde nuestra redacción realiza­mos varias llamadas y mensajes al número telefónico del director aduanero que tiene una termi­nación de 227, y no tuvimos respuesta alguna.

“Conmigo no hablaron. Posiblemente con el administrador. Pero también, como no difundieron nada de los beneficios de este evento no hay equilibrio entre virtudes y defectos. Suponemos que fue costoso pero el beneficio fue más alto. (…) Entiendo que hay que hacer preguntas incómodas pero cuando todas las preguntas apuntan a lo negativo y solo se fijan en el punto negro. Y cuando se fijan en vez de la flor, en el abono... No quiero decir tanto, a veces uno se ofende y dice cosas que no debería”, finalizó.