Indignada, Olga de Fernández, de la Asociación de Víctimas del Dengue, se comunicó con nuestro diario al ver el rol de sensible financista contra este mal que ahora adopta el director de Yacyretá, Nicanor Duarte Frutos. Mediante un convenio denominado “Plan de Acción de la Estrategia Integrada EGI para enfermedades por Arbovirus”, firmado con el Ministerio de Salud, la binacional dispuso un presupuesto de US$ 940 mil.

Fernández perdió a su hija de 17 años a causa del dengue en el 2007; es decir, durante el gobierno de Duarte Frutos. La señora señaló que lamenta ver ahora cómo la enfermedad sigue usándose para negociados, repartir sueldos a los amigos, parientes, tal como trascendió en la semana.

“Nicanor Duarte Frutos y su entonces ministro de Salud, Óscar Martínez, tienen las manos manchadas con sangre. Fue durante su gobierno que falleció mi hija de 17 años a causa del dengue”, sostuvo Fernández. “Lo peor es que a través de la junta médica, encabezada por Martínez, intentaron encubrir el motivo de la muerte de mi hija diciendo que fue por aneurisma”.

Fernández señaló que en medio del dolor por la pérdida tan grande tuvieron que afrontar otras situaciones para comprobar la verdad sobre la muerte de su hija de 17 años. “Tuvimos que realizar la necropsia y ahí se confirmó que fue a causa del dengue”, relató.

Según la mujer, “por capricho” Duarte Frutos mantuvo al frente del ministerio de Salud a Martínez, sobre quien llovían quejas por el déficit en la gestión, situación replicada por varios medios de comunicación entre el 2003 y el 2008.“Martínez no tenía gerenciamiento, jamás estuvo capacitado para ser ministro de Salud y a Nicanor se le decía eso, él sabía, pero se encaprichó y le dejó hasta el final a una persona incapaz”, arremetió Fernández.

La misma agregó que sin presupuesto y sin colgarse del dinero del Estado, la Asociación de Víctimas hace voluntariado de concienciación de limpieza y eliminación de criaderos, mientras que para el mismo fin los sucesivos gobiernos han venido ejecutando millonarios presupuestos sin resolver la situación.

Duarte Frutos carece de autoridad moral para encabezar un proyecto tan sensible como el plan antidengue, ratificó Fernández, considerando que cuando fue presidente dejó familias destrozadas a causa de la deficiente gestión de la salud pública. “No tiene autoridad moral porque mucha gente falleció a causa de esto, cuando es una enfermedad perfectamente prevenible”, acotó.

EL PLAN Y LOS PARIENTES FAVORECIDOS

El director de Yacyretá, Nicanor Duarte Frutos, y el ministro de Salud Pública firmaron un convenio en octubre del 2018 para combatir el dengue con un presupuesto de US$ 940 mil en cinco meses, feneciendo en marzo pasado.

Se sospechaba que el sensible convenio era otra bolsa de empleo financiada por Duarte Frutos, quien se especializó en esta actividad desde que asumió como director de la EBY. Centenar de funcionarios entre nombrados, contratados y comisionados incorporó a la binacional.

Mediante el plan antidengue contrataron a 415 personas de manera casi secreta. Hicieron un llamado a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), organismo que gerencia el proyecto y que en cinco meses le tocó US$ 36 mil de comisión.

No se conocen los criterios de selección ni los seleccionados; los aspirantes que se habían postulado reclamaron en redes el mecanismo que aplicaron como filtro para contratar a la gente. En un comunicado que no aclara sobre las evaluaciones ni las reglas, Salud Pública difundió que los 415 funcionarios ingresaron por concurso público.

Por su parte, el generoso Duarte Frutos anunció en el portal de la binacional que “seguirán las inversiones en Salud por encima de las mezquindades”.

Esta semana aparecieron nombres de los nietos e hija de la secretaria de la directora financiera del Senepa, Ana María Sanabria, quienes fueron beneficiados, con lo que queda al descubierto que el proyecto favorece primero al entorno antes que nada.

Miguel y Melissa Chiola son nietos de Martín Chiola, quien en vida fue pareja de Sanabria, estos consiguieron contrato en el proyecto. Coincidentemente, la abuela política de los jóvenes Chiola es la encargada del manejo de los Recursos Humanos y gestiones administrativas como compras del proyecto.

Miguel se ubicó en la UOC del proyecto y a Melissa la encontramos en la secretaría de dirección.

Melizza Insaurralde Cantero, hija de Gladys Cantero, secretaria de la directora financiera del Senepa, se ubicó como jefa de RRHH del proyecto.

Cuando le llamamos, Melizza nos había dicho que estaba en el médico, pero escribió vía WhatsApp: “Te ayudo en un rato al salir, yo soy la jefa de RRHH del proyecto con Senepa”, pidió 15 minutos para brindar su versión, pero luego eliminó su mensaje y nunca más respondió. En el Senepa nos habían negado la nómina de los incorporados cuando nos acercamos a solicitarla, razón por la cual realizamos un pedido vía Ley de Acceso a la Información Pública.

MÁS PLATA

Yacyretá adelantó que “se está evaluando” la ampliación del convenio para el combate a enfermedades por arbovirus. Para el efecto, Duarte Frutos y su par argentino, Martín Goerling, se reunieron en la semana con el Comité Ejecutivo de la institución en la oficina de Asunción.

Prevén otros US$ 945 mil para continuar con la segunda fase del proyecto, según anunciaron. De esta forma, el presupuesto del convenio asciende a US$ 1.885.823.

“La decisión se basa en la cantidad de brotes activos y casos sospechosos de arbovirosis (dengue, zika y chikungunya) en todo el país, y en la necesidad de realizar trabajos para prevención y control destinados a disminuir los índices de infestación larvaria y realizar bloqueos químicos a fin de controlar la posible expansión”, publicaron.