POR JORGE TORRES ROMERO

La reciente contratación de los equipamientos para el suministro, instalación y ampliación de la red nacional de fibra óptica, efectuada por el Ministerio de Tecnologías de la Infor­mación y la Comunicación (Mitic) por un valor de US$ 12 millones, se basó en una supuesta “dependencia” tec­nológica que, sin embargo, carece de fundamentos téc­nicos, según expresan oferen­tes que debieron resignar su participación en el llamado.

De acuerdo a la denuncia efec­tuada en su momento por la firma Bullers SA, el pliego de bases y condiciones de la licitación convocada por el Mitic contenía requerimien­tos que no resultan, desde nin­gún punto de vista, técnica­mente indispensables, y que, en contrapartida, limitaban la libre concurrencia al cons­tituir las mismas trabas a la igualdad ya mentada, puesto que, eventualmente favorece­ría a una marca que “coinci­dentemente” era la única que podría cumplir con los reque­rimientos establecidos, ello en detrimento a otras firmas que, de igual modo, pueden garan­tizar calidad en la prestación del servicio e inclusive precios más convenientes.

En definitiva, la supuesta “dependencia tecnológica”, en realidad no existe y por otros motivos técnicos y eco­nómicos el Mitic intentó jus­tificar la millonaria compra, alegando incluso la necesidad de contar “en la brevedad posi­ble” con dichos equipamien­tos tecnológicos.

Todo esto hace suponer en realidad que el llamado a lici­tación pública bajo la moda­lidad subasta a la baja elec­trónica fue toda una farsa. Puesto que desde un prin­cipio se hubieran ahorrado todos los contratiempos que suponen una convocatoria si se efectuaba una compra directa arguyendo la “depen­dencia tecnológica”, teniendo en cuenta que se exigía la pro­visión de bienes específica­mente de la marca Huawei.

REQUERIMIENTOS A MEDIDA

Este es el monto de la adjudicación autorizada por Alejandro Peralta Vierci, en favor de una empresa y que impidió mayor participación de oferentes.
Este es el monto de la adjudicación autorizada por Alejandro Peralta Vierci, en favor de una empresa y que impidió mayor participación de oferentes.

En efecto, en las Especifica­ciones Técnicas del llamado, textualmente se menciona que “Copaco actualmente cuenta con una red óptica nacional DWDM que une los puntos de Asunción – Cnel. Oviedo – Ciudad del Este y Encarnación, de igual manera, posee un enlace de Asunción a Mayor Infante Rivarola. Para todos los equipos son de marca Hua­wei, modelo O5N6800. Se requiere ampliación, actua­lización de los sitios actua­les de tal manera a soportar una capa eléctrica que pro­vea múltiples accesos cross-conectados y transportados por la capa óptica ya desple­gada, de tal manera a redu­cir el impacto en servicios y en la inversión de manera efi­ciente”.

Sin embargo, según expli­caron los denunciantes, la completa compatibilidad, la calidad y el rendimiento se pueden alcanzar con cual­quier otra marca, siempre y cuando se establezcan crite­rios adecuados de integración, lo cual no debería ser exclusi­vidad de una sola marca.

En cuanto a la capacitación del personal y que los mis­mos conozcan todos los por­menores del funcionamiento de los equipos actuales, es algo lógico, pero “de ninguna manera representa una ven­taja ni se puede garantizar que implique una disminu­ción de costos operativos con respecto a otras tecnologías”, insistieron.

En este caso, se requiere actualización de los equipos existentes, la cual responde a nuevas funcionalidades y nuevos equipos. “Es inconce­bible la manifestación de que el personal está previamente capacitado, pues no existe nin­guna certeza de que la actuali­zación de los equipos permita a los funcionarios operar los equipos en las mismas con­diciones como se encuentran actualmente”, agregaron.

En definitiva, la justificación del Mitic para la compra carece de argumentos técnicos y por tan solo dos ítems que repre­sentan menos del 2% del pro­yecto, se terminó por adjudi­car el 100% a una sola marca, en este caso Huawei.

YA DESEMBOLSARON US$ 2,4 MILLONES

El primer desembolso de US$ 2,4 millones, según las documentaciones del llamado se concretó final­mente el pasado 16 de enero del 2019. La licitación fue adjudicada el pasado 18 de diciembre del 2018, según Resolución Mitic N° 069 a la empresa Celexx SA, por un monto total de G. 71.820 millones, unos US$ 12 millo­nes. La otra oferente, SSD SRL, había ofertado el sumi­nistro por G. 71.840 millo­nes. La adjudicación se dio a conocer el mismo día en que la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP) comunicó la finali­zación del proceso de inves­tigación y el desistimiento de la protesta promovida por la firma Bullers SA.

Esta es la nota remitida por el titular de la UOC de la Sicom al director de Contrataciones, en la que aclara que estos equipos deben ser adquiridos en la brevedad posible.
Esta es la nota remitida por el titular de la UOC de la Sicom al director de Contrataciones, en la que aclara que estos equipos deben ser adquiridos en la brevedad posible.