El presidente de la Comisión Nacional de Telecomunicacio­nes (Conatel), Andrés Gube­tich Mojoli, y el asesor del ente regulador Marcelo Martins explicaron anoche que lo que hizo la entidad es dar cumpli­miento a una resolución de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) del 2016 que obliga el cese efectivo de operaciones de la radio Crisol, cuya licen­cia había sido otorgada al señor Jorge Casas.

“La Conatel está dando cum­plimiento a la resolución del directorio número 363/2007, que a su vez da cumplimiento a la resolución de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justi­cia (CSJ), el Acuerdo y Senten­cia Nº 20, del 4 de febrero del 2016, en los autos caratulados Luz Marilda Argüello Perdomo contra Resolución Nº 875 del 21 de junio del 2012, en la cual se dispone el cese efectivo de ope­raciones de la estación ampa­rada en la licencia otorgada al señor Jorge Casas para la loca­lidad de María Auxiliadora, cuya adjudicación ha sido revo­cada por el Acuerdo y Sentencia Nº 120, de fecha 21 de mayo del 2014, otorgado por el Tribunal de Cuentas Primera Sala”, sos­tuvo el presidente de la Conatel luego de una reunión en el Pala­cio de López con el presidente Mario Abdo.

El asesor jurídico insistió en que solo se dio cumplimiento a un acuerdo y sentencia de la CSJ que data del año pasado, en la que se ha dejado sin efecto una adjudicación de esta frecuencia de la ciudad de María Auxiliadora. Aclaró que el señor Jorge Casas ya no detenta la adjudicación de per­misionario de esa frecuencia.

“Como consecuencia de esta medida judicial, la Conatel, ya en el mes de marzo del año pasado, había emitido una resolución para arbitrar los medios de cumplimiento de esta orden judicial. En dicho sentido, al haber sido revocada la anterior licitación, la calidad de permisionario que había ganado el señor Casas queda sin efecto porque en primer término se debe disponer el cese de operaciones de la fre­cuencia y se establece el pro­ceso que se retrotrae el proceso de adjudicación”, aclaró.

Agregó que ambas disposicio­nes no fueron efectivizadas finalmente y que la frecuencia será sometida a un nuevo pro­ceso de subasta. De sus decla­raciones se desprende que la esposa de Afara tampoco es permisionaria de la frecuen­cia adjudicada a Crisol en el gobierno de Lugo.