El estudio del proyecto de presupuesto estatal para el año entrante en el Congreso está demostrando el escaso interés de algunos organismos públicos de mantener la austeridad y respetar los recortes que se han previsto debido a los menores ingresos fiscales debido a la emergencia.

A medida que transcurren las jornadas de análisis del documento, miembros del Poder Ejecutivo y de otras reparticiones estatales están insistiendo en realizar aumentos en los gastos previstos para sus respectivas instituciones, sin importarles que no haya recursos con qué cubrirlos y que no se puede dar lo que no se tiene.Esa pelea sobre los números del presupuesto se suele dar en el Congreso todos los años que se estudia el proyecto de ley. Pero en esta ocasión, en medio de la emergencia sanitaria y económica, el Poder Ejecutivo ha resuelto realizar recortes para muchos organismos públicos porque las previsiones de ingresos tributarios con qué pagarlos son muy escasas. La realidad del menor presupuesto porque no hay recaudaciones para financiar más erogaciones parece que no pueden entender algunos altos funcionarios.

El proyecto de presupuesto estatal para el 2021 que envió el Ejecutivo al Congreso es inferior en 0,7% al vigente este año, con lo que se pretende ahorrar más de 600 mil millones de guaraníes. Para ello el Gobierno ha eliminado la incorporación de nuevos funcionarios, gastos por remuneraciones extraordinarias, aumentos salariales, viáticos, salarios adicionales y otras erogaciones. La disminución en las asignaciones a empleados públicos sería del 2%. Solo hay fondos para más empleados en el sector de la salud, en las fuerzas públicas y en educación.

Dada la pobreza de recursos del Estado, en el proyecto de presupuesto que se estudia, el 13% de los gastos se van a financiar con dinero de créditos y de la deuda pública, que ascienden a 11,3 billones de guaraníes de los 85,7 billones de guaraníes del total. Solo el 35% se va a costear con fondos del Tesoro, en tanto que los recursos provenientes de entes descentralizados y afines alcanzarán al 52%.

A pesar del mensaje del titular del Ejecutivo de que se van a reducir los gastos debido a la emergencia, responsables de varias carteras y de otras entidades públicas han solicitado más asignaciones para el 2021. La Comisión Bicameral de Presupuesto ha recibido hasta la semana pasada pedidos de ampliación equivalentes a 53,1 millones de dólares para cubrir aportes y subsidios a partidos políticos, creación de nuevos cargos y gastos operativos, además de otros conceptos.

Lo más llamativo ha sido la disputa protagonizada entre el titular del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) con el de Hacienda por no querer respetar la reducción prevista en el proyecto y presionar para aumentos salariales. A pesar de la explicación de que los incrementos para los docentes no se podrán dar a mediados del 2021 sino más adelante porque no se prevén subas en los ingresos fiscales para solventarlos, el responsable del MEC, contra toda lógica, insistió en que se reponga lo recortado y se pague el aumento salarial del 16% a los docentes en julio del 2021. Para ello pidió que se saque dinero de otras reparticiones y se redistribuyan asignaciones ya establecidas, sin importarle el propósito de austeridad propuesto por el Ejecutivo. Y, como era de esperar, los sindicatos de docentes ya amenazaron con hacer medidas de fuerza para coaccionar en pos de su objetivo.

Es difícil entender que en el propio seno del Poder Ejecutivo no se quiera respetar las podas realizadas debido a la emergencia y la falta de recursos financieros. Y que se pretenda seguir aumentando el tamaño del Estado en momentos en que se necesita mayor cantidad de recursos para cubrir las necesidades más urgentes y para mejorar las inversiones públicas. Los funcionarios que conducen los organismos del Estado deben entender que no se puede seguir despilfarrando, como se ha hecho hasta ahora. Por un asunto sectorial no se pueden boicotear los intereses superiores de la nación, más en este momento en que se está en la lucha para salir airosos de la emergencia. El recorte del presupuesto para el 2021 se debe mantener porque es fundamental para seguir con chance y lograr la ansiada recuperación económica.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar