El exportero de Luqueño, Tobías Vargas, demandó al Sportivo Luqueño y su presidente, Walter Gustavo Benítez, por daños y perjuicios. El jugador solicita más de dos millones de dólares en compensación a los problemas que tuvo.

Diego Tuma, representante legal de Vargas, habló con la 730 AM y comentó el caso de la demanda, que son como doce mil millones de guaraníes, que en dólares superan los dos millones. “Tobías Vargas demandó al club Sportivo Luqueño y a Walter Gustavo Benítez por daños y perjuicios”, explicó el abogado.

Tuma comentó que Tobía tuvo que salir del país para encontrar trabajo, ya que todos los clubes del plano local lo rechazaron por su fama de apostador, algo implantado por el titular de Luqueño, Walter Gustavo Benítez, quien había acusado al arquero de “vender” un partido ante Cerro Porteño.

“Tobías llamó a varios clubes de Paraguay para jugar, pero en todos lados le dijeron que tenía fama de apostador y por eso no le podían contratar”, comentó el representante de Tobías.

Según el abogado, Vargas está jugando un torneo amateur en México para intentar subsistir. Además hay que recordar que Luqueño no le quiso dar el pase, cuando el futbolista solicitó salir.