Un nuevo papelón fue protagonizado el fin de semana en el fútbol paraguayo. Por agresión con petardos y supuestas amenazas, General Caballero de Zeballos Cué no se presentó a jugar ante Resistencia, que exige los puntos ganados por walkover.

Así como el local asegura que los puntos ya son de ellos, el “Matarife” dice tener pruebas para justificar la ausencia y exigirá que ese partido se dispute en un campo neutral.

El partido entre Resistencia y General Caballero tenía que disputase este domingo a las 15:30, el estadio Tomás Beggan Correa, ubicado en el populoso barrio de la Chacarita. El equipo de Zeballos Cué fue recibido con bombas y aseguran que incluso con amenazas graves.

Los petardos afectaron a tres jugadores del plantel visitante, por lo que el “Matarife” decidió no presentarse a disputar este encuentro. Tanto el veedor del juego como el árbitro Marco Franco, decidieron que el partido inicie, a pesar de que el club visitante no pensaba alistarse.

Llegó la hora del juego, General Caballero no se presentó y el árbitro determinó el walkover, por lo que a priori, los puntos son asignados al club que estuvo en el campo de juego, o sea Resistencia.

El equipo chacariteño ya asegura tener los tres puntos sin jugar, pero en Zeballos Cué preparan una denuncia grave contra Resistencia y sus directivos. Hablan de argumentos sólidos, para que el partido se dispute en cancha neutral.

Ahora todo quedará en manos del Tribunal de Disciplina de la Asociación Paraguaya de Fútbol y en último casi, si la entidad justicia deportiva no resuelve el caso, el problema pasará en manos del Comité Ejecutivo.