Son tres jugadores (Martín Vergara, Adolfo Vallejo y Enrique Doldán) y un capitán de equipo como Gustavo “Finito” Ramírez; quienes con trabajo, renunciamiento y con muchas ganas estuvieron compitiendo en el Campeonato Mundial de Tenis en la categoría 14 años y llegando hasta la semifinal de esta competencia ecuménica.

Y lo hicieron asombrando al mundo tenístico con un soberbio torneo y eliminando del camino triunfal del cuadro paraguayo a las escuelas más pintada.

Hoy en semifinal, el equipo paraguayo perdió ante Estados Unidos por el marcador de 2-0 que ya es irreversible y jugará mañana por el tercer puesto en la clasificación general ante el ganador del encuentro que están jugando Perú (que eliminó ayer a Argentina 2-1) y la República Checa.

En el primer punto, Martin Vergara perdió ante Bruno Kuzuhara por el marcador final de 6-3 y 6-3 en una hora y 19 minutos de juego.

El segundo punto, Adolfo Vallejo perdió ante Victor Lilov por el marcador de 6-1 y 7-6 (3), en una hora y 20 minutos.

En el segundo set de este encuentro, el tenista paraguayo entró con toda su fuerza y de entrada rompió dos veces el servicio del estadounidense y se puso adelante 5-1 y con servicio 40-15, como para cerrar el partido y llevar a un tercer set.

Pero la diosa fortuna dijo otra cosa y reaccionó el jugador Lilov, para emparejar a 6 y llevar a una definición por muestra súbita, que siguió favoreciendo al Yanqui y con el segundo set ganado selló la victoria de los Estados Unidos. Este irá por su quinto título mundial en esta categoría (ganó los títulos de los años 2002, 2003, 2008 y 2012) y dos vicecampeón (1992, perdió ante Austria y en el 2013, ante Rusia 2-1).

Paraguay en la rama masculina compite por primera vez en una cita mundialista de esta categoría y dio una serie de grades sorpresas al ganar a Japón, España y República Checa en la ronda de todos contra todos; después en cuartos de final superó a Croacia 2-1 y hoy perdió ante Estados Unidos 2-0.

Queda a las claras que con trabajo y paciencia se puede llegar lejos en competencias internacionales y estos tres chicos demostraron que hay futuro en el tenis masculino paraguayo, especialmente para el futuro equipo de Copa Davis, que no puede salir del Grupo III de la Zona Americana.

Pero el proceso debe seguir con los mismos sueños con que empezaron. Felicidades a todos los entrenadores y preparadores físico de estos chicos y otros que están esperando su oportunidad, este año o en la próxima.