Alan Rappeport

Washington

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, planea contratar a Mónica Crowley, quien ha sido comentarista de Fox News desde hace mucho, para que sea su más alta funcionaria de comunicaciones, de acuerdo con una persona familiarizada con el asunto.

Crowley remplazaría a Tony Sayegh, quien ha pasado varios meses planeando su salida del Tesoro en mayo. La contratación de Crowley sería otra señal de la simbiosis entre el gobierno de Trump y Fox News, plataforma de lanzamiento para los funcionarios actuales de la Casa Blanca y lugar de aterrizaje para los que la dejan. Sayegh es un ex colaborador de Fox News.

Aunque ese puesto en el Departamento del Tesoro es principalmente una plataforma para promover el manejo de la economía de Trump, incluidas sus políticas tributarias y comerciales, lo más seguro es que el nombramiento de Crowley genere cuestionamientos.

EVIDENCIA DE PLAGIO

En el 2017, Crowley fue considerada para un cargo de alto nivel en el Consejo de Seguridad Nacional y también se le mencionó como candidata para secretaria de prensa de la Casa Blanca. Sin embargo, abandonó la contienda cuando surgieron alegatos de que pasajes clave de su libro de 2012, “What the (Bleep) Just Happened?”, eran plagios de Wikipedia y artículos periodísticos.

Después de que CNN encontró la evidencia del plagio, HarperCollins retiró la edición digital del libro. Por otro lado, Politico encontró en la tesis doctoral de Crowley más de una decena de ejemplos de pasajes que fueron tomados de otros trabajos académicos.

SIN COMENTARIOS

En aquel entonces, el equipo de transición de Trump calificó las acusaciones de ataques políticos en contra de Crowley.

El 17 de abril, no pudimos contactar a Crowley de inmediato para que ofreciera comentarios. Fox News se rehusó a comentar sobre el tema, y agregó que Crowley había dejado de estar afiliada de manera formal a la cadena desde el 2016.

En una entrevista del 2017 con Sean Hannity en Fox News, Crowley intentó refutar las acusaciones en su contra.

“Lo que me pasó fue un ataque político descarado y despreciable”, señaló, y aseguró, sin presentar evidencias, que las acusaciones en su contra habían sido “desmentidas”.