• POR LUIS EDUARDO SÁNCHEZ
  • ProyectoF1: Fórmula 1 para hecha por fans para fans.
  • www.formula1.com.py

Encuentro con amigos, una rabadilla, un cerdito, vino tinto y el gran Premio de Canadá. Genial recepción de la familia Landó para ver una carrera esperada. ¿Y por qué hablo del asado? Y porque de la carrera no hay mucho que hablar.

Al terminar la carrera y luego de ver ese error de la modelo flameando la bandera a cua­dros una vuelta antes del final, nos pusimos a pensar todos: ¿Cuál será el titular de tu columna Edu?... Por­que hoy no pasó nada. ¿Y de quién es la culpa? De Pirelli señores. De Pirelli.

Tres compuestos requeterre­contra blandos… tres. Super­blando, Ultrablando e Hyper­blando. 23 vueltas duró el más sensible de los compuestos, ese rosado. 23! Casi 50 vuel­tas con el Ultrablando y ya ni contamos las vueltas que podía dar el Superblando, ya que no alcanzaba la carrera que era de 70 vueltas.

Accidentada primera vuelta de carrera que ha obligado a sacar el safety car desde el primer momento. Stroll venía con el coche descontrolado y cerró contra a Hartley. El Toro Rosso del neozelandés chocó contra el muro y salió disparado de nuevo hacia la pista. Al atravesar la pista se llevó puesto a Stroll, que ya tenía una rueda pinchada y se fueron los dos fuera de carrera.

Vettel y Bottas volaban en un circuito en que el asfalto se volvía cada vez más frío por lo cual la degradación era mucho menor de lo esperado, y nin­guna estrategia era relevante, ya que mientras Vettel pise acelerador nadie era capaz de alcanzarlo. Porque las ruedas eran de roca y nunca degradan y eso hacía que todo el show de cambiar compuestos no sirva para nada.

Verstappen, quien era mi candidato para este carrera, no tuvo el suficiente com­puesto ni velocidad ni estra­tegia ni nada para un circuito que se supone tiene opciones de adelantamiento. Ricciardo ni lo alcanzó. Lewis Hamil­ton, quien estaba detrás del australiano de Red Bull a menos de 1 segundo y con compuestos nuevos tampoco lo alcanzó. Fila india.

Y mientras Sebastian camino a la victoria, primero de prin­cipio a fin en una carrera magistral del tetracampeón, salió bien, mantuvo un buen ritmo con los ultrablandos y después con los superblan­dos y rodando vuelta rápida a vuelta rápida mantuvo a sus rivales a distancia y logró su tercer triunfo del año, ya tiene más que cualquier otro, y con el quinto de Hamilton es nuevo líder del Mundial por un punto.

Fernando Alonso, por su parte, no pudo poner la guinda a las celebraciones de su Gran Premio número 300. El español estaba peleando por la zona de puntos cuando, en la vuelta 42, empezó a reportar que no le engrana­ban las marchas y que estaba perdiendo potencia. La uni­dad Renault ha vuelto a fallar y, por segunda carrera conse­cutiva, se veía obligado a vol­ver a boxes antes de tiempo. Fue una gran decepción para el español, que puso así fin a su peor fin de semana del año en la Fórmula 1.

El punto es que si esta era una carrera más, y sin un asado de por medio, iba a ser bodrio de aquellos, que mejor ni imagi­nar. Menos mal que la F1 es tan linda, que une a los fans como nosotros en domingos como este.