Grandes disgustos son ocasionados en los hogares cuando al amanecer de un frío día de invierno se topan con la sorpresa de que la ducha eléctrica está averiada.

Factores como la instalación eléctrica correcta y la potencia de salida del agua contribuyen o dificultan el buen funcionamiento de estos aparatos que tienen mayor protagonismo en las jornadas frescas del año.

Para estar seguros bajo la ducha eléctrica es siempre conveniente realizar la instalación mediante un profesional calificado, de lo contrario, los riesgos pueden llegar a ser fatales.

Básicamente, del aparato salen tres cables que tienen que estar conectados siempre (esto debe poder verificarse a simple vista), especialmente el de color verde, ya que es la conexión de protección contra choques eléctricos.

¿Cómo funciona?

Ahora bien, ¿Cómo funciona la ducha eléctrica? La misma cuenta con una resistencia que al recibir energía se calienta instantáneamente.

Esa resistencia está instalada en el camino del agua dentro de la regadera, entonces, al fluir el líquido y tener contacto con ella, se calienta y consigue elevar bruscamente la temperatura del agua.

Teniendo en cuenta esto, es importante recalcar que la presión del agua es crucial. Las duchas cuentan con un mecanismo de seguridad que detecta la presencia y presión mínima del agua, entonces, si el curso es débil directamente no calienta, para evitar que se queme la resistencia.

Mientras mayor sea la cantidad de agua que se deje pasar por la regadera, más contribuye al buen funcionamiento de la misma.

Vida útil

La vida útil de las duchas eléctricas depende de varios factores, según indicó el Ingeniero Robert Duarte, Gerente de la empresa Labsol. "La frecuencia del uso, la temperatura del agua con la que se emplea, la calidad del líquido, cantidad de personas que utilizan el mismo equipo y la conexión, entre otros, son los condicionantes más comunes", refirió.

También explicó que la resistencia eléctrica, en la mayoría de los casos, se quema repentinamente, por lo que se recomienda realizar mantenimiento precautorio a la ducha, previa temporada de frío.

En caso de que la resistencia haya sido reemplazada o se instale una ducha nueva, es bueno saber que se debe abrir primero la llave de paso del agua, dejar que pase suficiente líquido y luego encender la ducha.

Consume energía

Según estadísticas de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE), la ducha eléctrica es el segundo electrodoméstico que más energía consume (cerca de G.120.000 al mes si funciona dos horas al día).

Para evitar un alto impacto a la economía familiar, el ingeniero Duarte mencionó algunas precauciones, como:

– Seleccionar la potencia adecuada: las duchas tienen por lo general un selector de temperaturas con tres posiciones seleccionables; desde agua natural (la ducha no consume energía eléctrica), agua tibia (consume menos energía) y agua caliente (utiliza la máxima potencia eléctrica).

– Cortar el paso del agua mientras se utilizan productos de baño (jabón, shampoo, esponjas, etc.).

-Acortar al mínimo posible el tiempo de baño con agua caliente.

Seguridad

El ingeniero refirió que Labsol realiza ensayos para verificar la seguridad eléctrica de este tipo de productos, pero que, aunque tengan la capacidad no existe un interés en estos procedimientos por parte de los importadores o representantes. "Esta situación impone una reglamentación y obligatoriedad para la verificación y certificación de calidad y seguridad de duchas de uso doméstico, como existe en los demás países de la región", sentenció.