"¡No a los precios altos!". "¡Abajo los malversadores!". "¡Las personas mendigan mientras los mulás viven como dioses!".

¿Son protestas coreadas por insurrectos bajo patrocinio de extranjeros que intentan crear anarquía, inseguridad e intriga en Irán? Eso es lo que quisiera hacer creer el régimen clerical, ya que ignora las quejas económicas expresadas por los miles de iraníes que tomaron las calles en más de 70 ciudades durante la semana pasada.

Increíblemente, los disturbios parecen haber sido iniciados por religiosos de línea dura, con la esperanza de socavar la presidencia reformista de Hassan Rouhani. Alimentando su enojo por el alza del precio de los huevos, los clérigos en Mashhad, la segunda ciudad de Irán, exhortaron a cientos de sus seguidores a protestar el 28 de diciembre. Muchos exigieron la renuncia del presidente y convocaron a nuevas elecciones, aunque Rouhani fue reelegido el año pasado.

No podrían haber sabido lo que estaban comenzado. Las protestas se extendieron rápidamente a otras ciudades y el tono también cambió. No era solo Rouhani quien debería renunciar al poder, sino también los clérigos gobernantes y sus protectores armados en el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, exigían los nuevos manifestantes.

"No a los conservadores y reformadores por igual", coreaban.

Contrariamente a las afirmaciones del régimen, nadie parecía liderar los mítines, algunos de los cuales se volvieron violentos, aunque la mayoría no lo fueron.

Las frustraciones se han acumulado desde la victoria de Rouhani en mayo del año pasado. Como candidato, defendió un Irán inclusivo, abierto y reformado, pero su nuevo gabinete excluía a las mujeres y a los sunitas y contenía pocas minorías no persas. Rouhani obtuvo el voto de las mujeres, pero ha dejado la mayoría de los obstáculos a las mujeres en su lugar, incluida la prohibición de su presencia en los estadios.

Tal vez, algunos supusieron, el breve arresto de su hermano por la línea dura del régimen lo había asustado. Un proyecto de presupuesto, presentado al parlamento en diciembre, hincharía los cofres de las fundaciones de los ayatollahs y los Guardias, pero cortaría los subsidios para los pobres. El hashtag #pashimanam (lamentamos [nuestro voto]) se volvió viral. Los partidarios de Rouhani dicen que, al publicar una inusual cantidad de detalles sobre el gasto, intentó avergonzar a los clérigos.

Son protestas económicas reprimidas, no políticas, las que están en el centro de los disturbios. Incluso antes de las últimas manifestaciones, los trabajadores de las fábricas se habían declarado en huelga por los salarios atrasados y los jubilados habían marchado contra los pagos de pensiones exiguas.

Los que tomaron las calles se han preguntado en voz alta por qué gran parte de la riqueza del país se destinó a apoyar a grupos violentos en Gaza, Líbano y Yemen y a un dictador en Siria, mientras que las provincias del Irán, en su mayoría rurales, han sido marginadas. La tasa de desempleo supera el 12% y al menos uno de cada cuatro jóvenes, que constituyen la mayor parte de los manifestantes, no tiene empleo.

El régimen afirma que la "sedición" ha terminado, pero muchos iraníes aún muestran resentimiento. Aun así, un levantamiento más amplio no parece estar a la vista. Decenas de miles de personas respondieron a la llamada de los clérigos para manifestarse a favor del gobierno el pasado 3 de enero. La mayor parte de Teherán, la capital y epicentro de la convulsión pasada, se mantuvo en calma, ya que la policía arresta a potenciales alborotadores y patrullan las calles sistemáticamente.

Cientos de estudiantes han salido a protestar, pero hasta ahora la clase media, e incluso los reformistas, se han mantenido al margen. Algunos temen que se repita la brutal represión que puso fin al Movimiento Verde, que desafió unas dudosas elecciones presidenciales en el 2009. Otros temen que las protestas, que carecen de organización, podrían perder el control. De hecho, lo hicieron en algunas ciudades, donde la policía abrió fuego. Más de 20 personas han sido asesinadas.

Una vez más, los Guardias han demostrado que son la columna vertebral del régimen. Las autoridades desactivaron las aplicaciones de mensajería online como Telegram, que tiene 40 millones de suscriptores iraníes y fue la principal forma de comunicación de los manifestantes, y las VPN's, que ofrecieron acceso alternativo a internet. Los Guardias esperan explotar el descontento con Rouhani para asegurar ganancias políticas. Los estándares de vida, recuerdan a los iraníes, han caído bajo este presidente, pero mejoraron cuando su hombre, el ex presidente Mahmoud Ahmadinejad, estuvo en el cargo, durante una época de altos precios del petróleo. Tras la muerte del líder supremo de 78 años, el ayatolá Ali Khamenei, es probable que tengan la mano fuerte para determinar quién lo sucederá.

Rouhani, por el contrario, se ha debilitado. Los disturbios han empañado su imagen y mellaron sus propias esperanzas de reemplazar a Jamenei. Él parece perplejo por los problemas económicos de Irán y puede tratar de allanar su regreso a la preferencia del público con un mayor gasto.

Su mayor éxito, el acuerdo nuclear del 2015, ha traído crecimiento basado en el petróleo, pero no el tipo de desarrollo amplio que prometió. Según el acuerdo, Irán acordó frenar su programa nuclear a cambio de que Estados Unidos y otras potencias extranjeras levanten la mayoría de las sanciones económicas. Sin embargo, Estados Unidos ha mantenido algunos de ellos relacionados con el programa de misiles de Irán, y ahuyentan a los bancos e inversores extranjeros.

Los disturbios tampoco han ayudado. Francia, que parecía interesada en comprometerse con Irán, ahora tiene más dudas. El presidente Emmanuel Macron, que estaba planeando una visita, suspendió un viaje de su ministro de Asuntos Exteriores.

Durante los últimos dos años, millones de votantes, que se habían retirado de las elecciones desde el 2009, regresaron a las urnas electorales y eligieron a aspirantes a reformadores. Sus victorias parecieron convertir a Irán en la democracia más vibrante de Medio Oriente, aparte de Israel. Sin embargo, la incapacidad de Rouhani para mejorar su suerte, una vez más, ha desilusionado a muchos.

Todavía están tratando de encontrar una manera de hacer que sus voces sean escuchadas sin enfrentar la ira de los Guardias.