París, Francia. AFP.

¿Ralentizó Apple sus antiguos modelos de iPhone para aumentar sus ven­tas? La justicia francesa abrió una investigación por "obso­lescencia programada" con­tra el gigante estadounidense, que se suma a la del fabricante de impresoras Epson por el mismo motivo.

La fiscalía de París abrió el 5 de enero una investigación preliminar contra Apple por "obsolescencia programada" y "engaño", informó este lunes una fuente judicial a la AFP.

La investigación, confiada a los servicios de la Dirección Gene­ral de Competencia, Consumo y Represión de Fraudes (DGC­CRF), llega tras la denuncia presentada por la asociación francesa Halte àl'obsolescence programmée (HOP, 'Alto a la obsolescencia programada').

Según la denuncia, HOP con­sidera que Apple, a través del sistema de actualización de sus iPhone, reduce adrede su ren­dimiento y su duración, con el fin de acelerar su reemplazo.

"Apple estableció una estra­tegia global de obsolescen­cia programada con el obje­tivo de aumentar sus ventas", afirma la asociación. El lunes, HOP celebró "la valiente deci­sión del fiscal de la República". "Se trata del primer procedi­miento penal en el mundo con­tra la empresa, sobre el fun­damento de la obsolescencia programada", afirma a la AFP Emile Meunier, abogado de la asociación.

Consultada por la AFP, Apple Francia no hizo ningún comen­tario por el momento. Se trata de la segunda investigación de este tipo en Francia después de la que se abrió en Nanterre, en las afueras de París, contra el fabricante japonés de impre­soras Epson por las mismas sospechas.

Según HOP, Epson, entre otras compañías, utiliza "técnicas" para obligar a los consumido­res a volver a comprar cartu­chos de tinta.

“2.600 TESTIMONIOS”

Para la asociación HOP, la empresa californiana puede ser demandada por los telé­fonos que vendió en Francia desde la promulgación de la ley de transición energética, el 17 de agosto del 2015, que introdujo el delito de obso­lescencia programada en el Derecho francés. Según el código de consumo, el delito puede acarrear penas de hasta dos años de cárcel y una multa de hasta el 5% de los ingresos medios anuales.

ADMITIÓ QUE “RALENTIZA”

El grupo estadounidense, que cada año saca a la venta un nuevo modelo de iPhone, reveló el 21 de diciembre que ralentizaba voluntariamente el rendimiento de los teléfonos para "prolongar su duración".

La decisión se tomó, según la compañía, debido al uso de baterías de ion de litio, a las que cada vez les cuesta más respon­der a las numerosas deman­das del usuario del disposi­tivo a medida que va siendo utilizado.

Apple confirmó así, por primera vez, los rumores sobre la probable ralentización voluntaria de los iPhone, que aparecen desde hace años en la prensa especializada. La aso­ciación HOP afirma disponer de "más de 2.600 testimonios de clientes de Apple en Fran­cia" que podrían colaborar en las investigaciones.