París, Francia | AFP

La proliferación de ciberataques masivos pero también de regulaciones cada vez más restrictivas, da alas al mercado de la protección informática. "Claramente es un mercado en plena expansión desde hace muchos años, y especialmente desde los últimos dos o tres años", explica Gérôme Bellois, experto en ciberseguridad del gabinete de asesoramiento Wavestone.

Según un estudio del gabinete Gartner, el mercado de la protección informática (antivirus, expertos, intervención de urgencia, mantenimiento…) aumentó en 7,9% entre el 2015 y el 2016 y alcanzó los 81.600 millones de dólares. Podría esperar llegar a los 120.000 millones de dólares en 2017, frente a los 3.500 millones en 2004, según el gabinete CyberSecurityVentures. La cifra se multiplicaría por 35 en 13 años.

"La cibercriminalidad continúa alimentando el crecimiento del mercado", añade el estudio. Además estima que "los gastos mundiales" en este sector sobrepasarán el billón de dólares durante los próximos cinco años. Ataques muy mediatizados como WannaCry "estimulan el mercado", señaló Laurent Gautier, presidente de Ilex International, sociedad francesa del sector.

Ciertas empresas de ciberseguridad vieron cómo su cotización en bolsa se disparó tras los ataques detectados en los últimos días, como es el caso de la británica Sophos. CrowdStrike, startup estadounidense especializada y fundada en el 2011, consiguió el martes captar fondos por 100 millones de dólares.

Los expertos y consultores preguntados por la AFP confirmaron haber recibido numerosas llamadas por WannaCry, así como haber desplegado sus equipos técnicos durante todo el fin de semana. Sin embargo, este crecimiento empezó hace más tiempo, señalaron.

La estadounidense Symantec, que edita programas antivirus, vio sus acciones en bolsa "duplicarse en un año", señaló el director de Estrategias y Seguridad de Symantec Francia, Laurent Heslault En este nuevo contexto, el operador Orange compró la empresa consejera en ciberseguridad Lexsi en el 2016.