Nueva York, Estados Unidos | AFP |

Walmart, número uno del mundo del comercio minorista, se encuentra cada vez más bajo presión de Amazon y está desplegando todo un arsenal de iniciativas para superar su retraso en el comercio en línea. Fundada en 1962 por Sam Walton, el grupo de Bentonville (Arkansas) representa por su tamaño y sus redes territoriales un bastión del comercio minorista clásico cada vez más acosado por los vendedores en línea.

Sus resultados y el progreso de sus ventas en el comercio en línea van a acaparar la atención el 18 de mayo, cuando se presenten sus resultados trimestrales. Según el banco Macquarie, un poco más de la mitad de las compras de bienes en línea en Estados Unidos van a parar hoy a las cuentas de Amazon.

"Amazon logró instalarse en nuestra cotidianidad: usamos Kindle para leer, Prime para ver la televisión. No ocurre lo mismo con Wal-Mart ni con Macy's ni con Gap", resume Krista Fabregas, analista del sitio especializado FitSmallBusiness.com.

Lejos de darse por vencido, el presidente de Wal-Mart, Doug McMillon, decidió suministrar los medios para competir, empezando por la compra por 3.300 millones de dólares en agosto último de Jet.com, cuyo fundador, Marc Lore, un ex directivo de Amazon, conduce ahora la ofensiva de la marca.

SALARIO MILLONARIO

A la cabeza de un equipo de 15.000 empleados distribuidos entre Silicon Valley, Boston, Omaha y Bentonville, Lore, cuya remuneración anual de 237 millones de dólares es diez veces superior a la de McMillon, diseñó una hoja de ruta cuyos ejes principales son las compras para ampliar la audiencia y convertirse en el "anti-Amazon".

En menos de cinco meses, Wal-Mart compró las empresas emergentes Shoebuy.com (70 millones de dólares), ModCloth (45 millones), el sitio de equipamientos MooseJaw (51 millones) y está en negociaciones avanzadas para adquirir Bonobos, un sitio ropa de mediana gama para hombres, por 300 millones de dólares.