Un experto en seguridad británico y la firma estadounidense Proofpoint colaboraron para detener el ciberataque global que ha afectado a organismos y empresas de cerca de cien países, según el diario The Guardian.

El experto, conocido en las redes sociales con el nombre de "MalwareTech", con la ayuda de Darien Huss, de Proofpoint, descubrió un "interruptor" que permitió desactivar el software malicioso que infectó, entre otros, a equipos del sistemas públicos del Reino Unido, de ferrocariles de Alemania, la banca en Rusia. El golpe afectó millares de empresas privadas, en el mundo, como a Renault en Francia. El ciberataque masivo afectó a las instalaciones de Nissan en Reino Unido. El número de equipos y sistemas informáticos de particulares y empresas afectados por el ciberataque del viernes llegó a unos 100 países. Ayer había señales de remisión de las infecciones.

El Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) señaló que la infección de nuevos equipos por el virus de tipo "ransomware" –una variante del conocido "Wannacry"– pudo ser controlada porque se descubrió una acción para desprogramarlo. Un dominio que, cuando se conectan a él los equipos infectados, se desactiva automáticamente y se desinfecta.

"Los equipos de la la empresa de telecomunicaciones Telefónica" golpeados por el ataque pero luego fueron controlados y restaurados. Junto a la empresa de telecomunicaciones de matriz española vieron afectados el sistema de hospitales británicos, la red ferroviaria de Alemania, la empresa Renault en Francia. En Rusia afectó a la banca y la red de ferrocarriles.

El ciberataque alcanzó a 99 países con 100.000 acciones, y entre los más afectados están Taiwán, Ucrania y Rusia, dijo la empresa checa Avast.

Los promotores del ataque sólo lograron 8 pagos en bitcoins –la moneda virtual de difícil rastreo– a cambio de recuperar los equipos infectados , equivalente a unos 6.000 dólares en total.

Virus se expandió vía correo electrónico

El virus se distribuyó el viernes masivamente a través de un correo electrónico que incorporaba un enlace, y que no fue detectado por los motores contra el software malicioso. La virulencia del virus fue más intensa debido a que aprovechó un agujero en el sistema operativo Microsoft y por el que se transmitía a otros ordenadores.

En Francia la Fiscalía de París abrió una investigación penal por la oleada de ataques informáticos perpetrados en las últimas horas a nivel mundial.

La agencia de cooperación policial europea Europol movilizó su unidad de ciberdelincuencia para investigar el ataque sufrido por miles de organizaciones Aproximadamente 1.000 empresas se han visto afectadas por este "malware" y alrededor de 60.000 dispositivos diferentes.