Santiago, Chile. AFP.

Dos fármacos en base a cannabis y recomendados para tratar el dolor crónico comenzaron a venderse este miércoles por primera vez en farmacias de Chile, un país cuyo Congreso discute la despenalización del autocultivo. Con una legislación que prohíbe la venta de la marihuana, la comercialización de estos dos medicamentos supone un avance para organizaciones que promueven el uso medicinal del cannabis para tratar algunas enfermedades crónicas.

"Nos parece algo positivo porque es seguir reconociendo y validando el uso medicinal del cannabis cuando aún tenemos algunas voces –cada vez menos– que tienen reparos" a su utilización para tratar ciertas enfermedades, dijo a la AFP Ana María Gazmuri, presidenta de la Fundación Daya, que promueve el uso medicinal de la marihuana.

Tras recibir la autorización por parte del Instituto de Salud Pública (IPS), el laboratorio canadiense Tilray comenzó la venta este miércoles en Chile de sus medicamentos T100 y TC100, presentados como una alternativa a distintas patologías cuyos tratamientos convencionales no han sido efectivos, según un comunicado de la importadora Alef Biotechnology.

DOLOR CRÓNICO

Con estos productos "se genera la oportunidad de dar acceso en el país a quienes médicamente necesitan nuevas alternativas de calidad ante enfermedades como el dolor crónico", dijo Roberto Roizman, presidente de esta compañía.

La venta en un primer momento se realizará solo en dos farmacias, además de clínicas y hospitales, bajo receta médica retenida, a un valor estimado de unos 210.000 pesos (unos 310 dólares). Se trata de dos soluciones oleosas que se venden en frascos de 25 mm, en dos versiones dependiendo de la concentración de tetrahidrocannabinol (THC).

El IPS entregó una autorización especial para su venta en Chile, con un stock inicial de 600 unidades, bajo una normativa especial para fármacos sin registro oficial y que no tienen una alternativa terapéutica en el país.