Amor y dedicación hacia la artesanía alteña, así lo demostró la emprendedora que hace treinta años realiza las manualidades.

Por Adriana Zacarías (adriana.zacarias@gruponacion.com.py). Fotos: Pánfilo Leguizamón.

En la localidad de Altos, departamento de Cordillera, doña Verónica Caballero de Estigarribia (64), erigió un modesto almacén de artesanías, rubro en el que se desenvuelve hace tres décadas. Los productos son exhibidos en la entrada de su propia casa, frente al concurrido comedor "Ña Ñeca", ubicado sobre la ruta Altos – Loma Grande, entre las calles Bernardino Caballero y 10 de agosto.

Si bien, el valor de las ventas no constituye la mayor parte de sus ingresos, como dice, es para ayudar a la familia. "Con esto muchas veces no se vive prácticamente", dedujo, agregando que el ingreso de su marido es el mayor sostén económico.

El emprendimiento

El nombre del emprendimiento hace alusión a su mentora: "Ña Vero". En Paraguay, es común que las mujeres aprendan oficios vinculados a la artesanía por herencia, es decir, las abuelas enseñan a sus hijas a tejer, bordar y hacer manualidades, como el artilugio del crochet. "El crochet aprendí de mi abuela", afirmó.

En “Ña Vero” conviven muchos tipos de objetos e indumentaria. Así encontramos gorras y ponchos de lana, manteles con bordados, chales de crochet, chalecos, atrapasueños, cuadros, hasta artesanías de otras localidades.
En “Ña Vero” conviven muchos tipos de objetos e indumentaria. Así encontramos gorras y ponchos de lana, manteles con bordados, chales de crochet, chalecos, atrapasueños, cuadros, hasta artesanías de otras localidades.

Asimismo, en la práctica, las labores que demandan mayor fuerza son destinadas a los hombres. "Yo soy de Puerto Pinasco (localidad del departamento de Presidente Hayes), estuve en Asunción y después encontré un alteño y me trajo acá", contó entre risas.

Le tocó representar a los artesanos de su localidad, puesto que fue secretaria del Instituto Paraguayo de Artesanía (IPA). "Solía organizar exposiciones con el Instituto Paraguayo de Artesanía, del cual soy socia también. Últimamente no me estoy yendo porque tengo una nietita a quien cuidar, entonces ya me es imposible salir", comentó.

Qué hallar en “Ña Vero”

En "Ña Vero" conviven muchos tipos de objetos e indumentaria. Así encontramos gorras y ponchos de lana, manteles con bordados, chales de crochet, chalecos, atrapasueños, cuadros, hasta artesanías de otras localidades.

"Tengo mi pequeño negocio acá, traigo artesanía de otras partes. Este por ejemplo es de Itá Guasu", dijo señalando un objeto de madera en referencia a la compañía alteña donde la mayoría de sus habitantes se dedica a la artesanía de máscaras.

Familia autodidacta

"Siempre me gustó pintar, pero al óleo nunca supe pintar. Ahora estoy estudiando. Hace 30 años me dedico a la artesanía. Mi hija hace el encaje ju, yo hago los crochets y todos los bordados. Una de mis hijas hace todo: pintura, encaje ju, crochet y también estos atrapasueños. Es autodidacta", indicó.

Los cuadros firmados por su autora -Verónica Caballero-, no parecen las de un amateur, pese a que ella insiste en que solo lo hace por afición. No obstante, expresó su interés y entusiasmo por aprender de otros estilos y materiales, como el caso del yeso: "Ahora estoy estudiando yeso, estoy tratando de hacer una escultura en yeso, a ver si me sale, ya armé todo con el alambre grueso. Hago también pirograbado, solo que mi máquina se descompuso".

Por otro lado, mencionó que también exponen trabajos de su hija, Mónica Estigarribia, docente de Química y Física, sin embargo también amante de las manualidades.

Anécdotas

Los pobladores que la conocen, entre ellos el gestor, docente e investigador cultural, Antonio Ayala, relataron que anteriormente ella vestía a las muñecas Barbie con crochet, para pedidos de souvenirs de cumpleaños y eventos sociales.

Ña Vero, por su parte, recordó que a los 13 años empezó a calar tejidos con agujas de crochet. "El año pasado viajó a Buenos Aires mi trabajo. Era un cisne que hacía de caramelera, completamente de crochet", aseguró. Por último recalcó: "Pintura siempre hice, pero carpetitas pintadas. Para pintar los cuadros desde el año pasado empecé a estudiar".

Contacto: Facebook Ña Vero Artesanías/ (0983) 482 856.