Mujeres de todo el mundo buscan tener lo que antes se trataba de esconder: manchas pequeñas en el rostro ¿Por qué todas quieren lucirlas?

Por: Micaela Cattáneo

Hasta hace muy poco, las pecas eran consideradas imperfecciones que debían ser tapadas de cualquier forma. Pero no pasó mucho tiempo para que, nuevamente, la moda hiciera de las suyas y las destacara como una auténtica tendencia de belleza.

Las pecas se han convertido en una cualidad que no es ajena a nadie

El trabajo del fotógrafo de moda Reto Caduff tuvo mucho que ver en esta nueva apreciación sobre las pequeñas manchas de color marrón causadas por el sol. En su libro Freckles (2012) reúne el retrato de cada una de las mujeres pecosas que fotografió a lo largo de su carrera.
Asimismo, su colega Brock Elbank dedicó años de la profesión al retrato de modelos que veían a sus pecas como detalles antiestéticos. Él sin embargo no lo creía así, y a través de la fotografía, reivindicó la riqueza visual que generan estas manchas, las cuales siempre fueron motivo de burla para quienes las portaban. Su trabajo fotográfico dejó una importante lección: la del amor propio.
En los últimos tiempos, las pecas se han convertido en una cualidad que no es ajena a nadie. Con la llegada de los tatuajes de pecas, la idea de tenerlas, principalmente en parte de la zona T del rostro fue sumando seguidoras que –por el contrario de lo que se pensaba antes– ven en ellas un diferencial de belleza único.

Quizás esto de lucir pecas en el rostro no sea sólo un capricho actual

Los tatuajes son temporales, duran aproximadamente entre 24 a 48 horas y no funcionan en todas las pieles de la misma forma. Por eso, antes de aplicarlos se recomienda consultar con un dermatólogo para que este indique si la tez está o no en condiciones para recibir un producto así.
Otra forma de dotar al rostro de pecas es dibujándolas con delineadores de ojos, técnica un tanto rechazada en la actualidad, ya que no provoca el mismo efecto que los tatuajes que vienen en forma de adhesivos.
Oda a lo natural
De todas formas, antes de que los tatuajes revolucionaran el mundo estético, portadas de revistas como Vanity Fair ya mostraban a una Lindsay Lohan orgullosa de sus pecas naturales en todo el cuerpo, lo que indica que la moda de las manchas pequeñas no es sólo cuestión de adhesivos temporales.
Pero la protagonista de Juego de gemelas no es la única que mostró sin complejos su atractivo pecoso, ya que actrices como Emma Watson, Megan Fox, Emma Stone, Lucy Liu, entre otras, lucieron incontables veces – ante las cámaras de Hollywood – sus pecas, sin esconderlas con ningún tipo de maquillaje.
Quizás esto de lucir pecas en el rostro no sea sólo un capricho actual ni una forma más de desenfadada de promocionar productos cosméticos, sino parte de un concepto de belleza que busca mostrar lo más auténtico de las mujeres. ¿Es en lo imperfecto donde la belleza encontrará su lugar? Habrá que comprobarlo.