Los castillos tienen cierto aspecto de construcciones salidas directamente de cuentos de hadas. Son lugares imponentes y mágicos en donde las leyendas se mezclan con las historias verdaderas. A continuación, te presentamos doce joyas arquitectónicas que sorprenden por su belleza.

Por: Nora Vega

Castillo de Neuschwanstein

Alemania

Muchos dicen que es el castillo más impresionante del mundo. Fue encargado por Luis II, también llamado "El Rey Loco" y desde que fue construido contó con agua corriente en todos los pisos, baños equipados y sistema de calefacción. La mejor perspectiva que se puede obtener de esta edificación es desde el Puente de María (Marienbrücke). Dicen que fue elegido por Walt Disney como modelo para construir el Castillo de la Bella Durmiente de Disneyland.

Castillo de Chaumont

Francia

Esta fortaleza de estilo renacentista ha sido clasificada como un monumento histórico desde 1840 por el Ministerio de Cultura de Francia. En el año 1938, el gobierno se hizo cargo de la propiedad. El Château de Chaumont, situado en el valle del Loira, actualmente es un museo y cada año se festeja en él un Festival de Jardín donde diseñadores contemporáneos muestran sus diferentes trabajos. Ideal para aquellas personas amantes de las plantas y de la naturaleza. Se realiza desde abril hasta octubre.

Castillo Hochosterwitz

Austria

Sobre la roca Osterwitz se levanta el castillo de Hochosterwitz, una fortificación medieval con vistas inigualables a la región austriaca de Carintia. Sus 14 puertas, que aseguran el ascenso desde la llanura hasta la cima, la convierten en uno de los castillos más atractivos y más visitados de toda la zona de habla alemana. Mencionado por primera vez en 860, cuenta con un restaurante y un interesante museo. Además, aquí también es posible sumergirse al mundo de la artesanía medieval.

Castillo Himeji

Japón

El Castillo de Himeji, también conocido como el "Castillo de la Garza Blanca por sus espectaculares fachadas blancas, es un impresionante complejo que comprende 83 edificios de madera. Es uno de los castillos más hermosos de Japón, considerado como Patrimonio de la Humanidad. Se conserva desde la Edad Media, aunque se han hecho varias restauraciones, incluyendo la última que duró cinco años, hasta principios de 2015. Es una de las estructuras más antiguas del Japón medieval que aún sobrevive en buenas condiciones; un sitio histórico y un tesoro nacional.

Alcázar de Segovia

España

Situado en la antigua ciudad de Segovia, en el centro de España, Alcázar tiene su origen en una fortaleza árabe del siglo XII. Su silueta, que asemeja a la proa de un barco, le convierte en uno de los castillos más peculiares del país. Fue construido originalmente como fortificación, documentada desde el siglo XII aunque probablemente muy anterior, pero ha servido como un palacio real, una prisión estatal, un centro de artillería y una academia militar desde entonces.

Castillo de Frederiksborg

Dinamarca

Se trata del palacio más grande de Escandinavia. Simboliza la potencia de la monarquía absoluta danesa. Ubicado en tres pequeños islotes en el lago Hillerød, el Castillo de Frederiksborg es una de las obras arquitectónicas más destacadas de Dinamarca. Por ello, es uno de los grandes imperdibles que no podés dejar de visitar; lo ideal es que hagas un tour para que el guía te cuente cada uno de sus magníficos detalles e historias. A esta joya arquitectónica se le considera como la mayor figura del Renacimiento danés.

Castillo de Malbork

Polonia

Es considerado como una de las fortalezas más grandes erigidas en Europa. Los teutones (nombre que designaba en la Edad Media a los habitantes de un territorio europeo que actualmente forma parte de Alemania) fueron los autores directos de esta imponente edificación, a finales del siglo XIII. Posteriormente, durante la Segunda Guerra Mundial, fue ocupado por los nazis y, finalmente, Rusia se apoderó de esta fortaleza, que es una de las más grandes y seguras que se han construido en el antiguo continente. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Castillo de Bran

Rumania

El Castillo de Bran, también conocido como el Castillo de Drácula, es muy popular por la novela del irlandés Bram Stoker El Conde Drácula y, más tarde, por la película de Francis Ford Coppola. Aunque dicen que el personaje histórico en el que se basó nunca vivió en el castillo, esto no le ha restado turismo y es una de las visitas imprescindibles si vas a Rumania. A pesar de su aspecto macizo y fortificado, jamás sufrió ningún ataque y su importancia militar fue escasa. Solo fue habitado permanentemente durante las décadas de 1920 y 1930, cuando sirvió de residencia veraniega a la reina María de Rumanía.

Castillo de Praga

República Checa

Es un ícono de la capital de la República Checa y está considerado por los expertos como el castillo más grande de estilo gótico del mundo, además de la fortaleza medieval número 1 de la Tierra. Fue residencia de los reyes de Bohemia y los presidentes de Checoslovaquia. Se construyó en el siglo IX y dentro del lugar están la Catedral de Praga y el Palacio Real. En su diseño están representados, literalmente, cada uno de los estilos arquitectónicos del último milenio, desde el Gótico al Románico y Barroco.

Castillo de Bled

Eslovenia

Este castillo medieval se encuentra sobre un acantilado que se eleva a 130 metros sobre un lago. Tiene una vista espectacular y desde allí se divisa toda una panorámica esplendorosa de los Alpes Julianos. El castillo de Bled es el más antiguo de Eslovenia y tal vez sea uno de los castillos más fotogénicos de Europa, un mérito acrecentado por la belleza del paisaje. A primera vista parece sacado de un cuento de hadas, la entrada cuenta con un patio inmaculado repleto de árboles y todo tipo de plantas ornamentales. ¡Vale la pena visitarlo!

Château de Chillon

Suiza

Se encuentra a orillas del lago Lemán, en la comuna de Veytaux, en Suiza. La zona más antigua del edificio es de estilo gótico, construido en el siglo XIII. Está catalogado como monumento histórico de Suiza. Durante casi cuatro siglos fue la residencia de los condes de Saboya y un lucrativo puesto de aduana. Es visitado anualmente por más de 350.000 personas. En él se pueden observar murales del siglo XIV, bóvedas subterráneas, salas y los dormitorios conservados con la decoración original de los tiempos del dominio bernés. La construcción está compuesta por 25 edificios y tres patios, los cuales están protegidos por dos anillos de murallas defensivas.

Kasbah Ait Benhaddou

Marruecos

Situada a las puertas del desierto de piedra de Marruecos, se encuentra la Kasbah de Ait Benhaddou. Se trata de un espectacular poblado de arcilla y piedra con edificios rodeados por grandes murallas, aspecto que lo convierte en uno de los lugares más bellos de este destino y punto de visita obligado para todas aquellas personas que tengan previsto conocer el país norteafricano. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Además, este lugar tiene una gran demanda y reconocimiento en el campo cinematográfico; en él se realizaron grandes películas como Lawrence de Arabia y Gladiador.