Viajar con un solo equipaje de mano es una de las maneras más prácticas de andar por el mundo; pero puede acercarse a una misión imposible si queremos llevar de todo y, además, traer regalos de regreso. A no desesperar. Aquí compartimos algunos consejos que te ayudarán a seleccionar solamente lo indispensable.

Por: Nora Vega

Existen muchos viajeros que simplemente por el hecho de andar cómodos y ligeros eligen viajar con una maleta de mano o con una mochila. También esta modalidad es utilizada para trayectos en avión, que se realizan con las compañía aérea de bajo coste, que si bien permiten facturar maletas de mayor capacidad, éstas terminan costando más caro que el pasaje.

Las aerolíneas como Ryanair, Easy Jet y AirAsia, entre otras, venden sus pasajes a un precio reducido a cambio de algunas normas. Entre esas políticas se destacan las medidas y el peso del equipaje de mano, los cuales están muy limitados y suelen ser de 55 x 40 x 20 cm y un máximo de 10 kilos, más una una bolsa pequeña no mayor de 35 x 20 x 20 cm.

Sobrepasar estas medidas no resulta nada barato, porque generalmente se aplica una penalización por cada kilo que superado, ya que todas las aerolíneas tienen un control extremadamente estricto. Y si la maleta o mochila mide unos centímetros más, se paga por exceso de equipaje además de tener que facturarla.

Por eso es importante que tengas en cuenta cuáles son los elementos realmente imprescindibles y te asegures de ordenarlos para que su uso sea lo más cómodo posible durante tus vacaciones.

El equipaje de mano, ya sea una maleta de ruedas o mochila, se debe ajustar a tus necesidades y al tipo de viaje que vayas a realizar. Casi todos los viajeros buscan tres cosas en común: que sea cómoda de transportar, que tenga compartimentos diferenciados y que tenga una buena relación calidad-precio.

ALGUNOS CONSEJOS

Comprobar medidas y peso

Antes que todo, y para evitar descubrir al llegar al aeropuerto que tu aerolínea tiene unas condiciones distintas y las maletas que permiten en cabina son más pequeñas que la tuya, averiguá las condiciones de vuelo con anticipación, porque pueden cambiar todo el tiempo. Esto podés hacerlo a través de la página web de la compañía o bien llamando por teléfono a tu agencia de viajes.

Elegír el formato perfecto

Se tiene que tener en cuenta qué tipo de equipaje de mano es el más adecuado para el destino elegido para las vacaciones. Si viajás a un lugar en donde no tenés que cambiar de hospedaje, lo más cómodo es una maleta común. Si es un viaje de trekking, vacaciones en la montaña o se va a visitar muchas ciudades distintas en poco tiempo, lo más conveniente es escoger una mochila. Y mucho mejor si es con ruedas.

Eliminar los "por si"

Siempre pensamos que vamos a necesitar de todo y realmente no es así. Hacé una lista de los ítems que sí son necesarios. Luego, colocá todo en un espacio visible. Y volvé a apartar aquellas cosas que verdaderamente creas que son útiles, por ejemplo: ropa liviana, cargadores, medicinas, entre otras. Finalmente, hay que volver a seleccionar qué elementos son verdaderamente esenciales para el viaje.

Llevar ropas multiuso

El abanico aquí puede ser muy amplio. Elegí las prendas que pesen poco, fácilmente combinables y lo más versátiles posible, así vas a evitar llevar una vestimenta diferente para cada día. Lo primero que hay que hacer es revisar la meteorología prevista para tu destino en esas fechas. Acordate que la ropa se puede lavar y comprar en el destino también es una buena opción. Además, se recomienda dejar libre un 20% de la mochila o maleta para la vuelta, ya que siempre se llena de regalos.

Enrollar la ropa

Este es un básico para hacer la maleta y que todo ocupe menos espacio. En vez de guardar las prendas dobladas, probá enrollarlas. ¡Vas a tener muchísimo lugar! Este método tiene además otra ventaja: la ropa se arruga menos. Elegir piezas que se combinen entre sí, es la clave. Por otra parte, ¿Necesitás tantos zapatos? No, pero siempre es mejor llevar por lo menos dos, para poder intercalar y que no te canse.

Optimizá el neceser

Las normativas de líquidos en el avión es restringida en cuanto a la cantidad de productos que se puede llevar. Ningún envase puede superar los 100 ml y siempre deben ir dentro de una bolsa transparente. Por todo ello, es recomendable cargar la menor cantidad posible de líquidos, preparar un set tamaño viaje con lo justo o comprar el resto ya en tu destino. No tenés por qué privarte de nada, pero sí ajustarte a las medidas.

Kit de maquillaje y medicamentos

Desde el maquillaje a las cremas hidratantes, pasando por el perfume o la crema solar. Todos estos productos se pueden colocar en la mochila, pero seguramente vas a tener que elegir cuál se queda fuera para optimizar el espacio. Si estás tomando algún tipo de medicación tenés que ser muy cuidadoso y llevar la cantidad adecuada. No te olvides de los básicos, como curitas y analgésicos.

LOS PRO Y CONTRA DE VIAJAR CON EQUIPAJE DE MANO

PRO

– Ahorrás tiempo en el aeropuerto, ya que solo necesitarás hacer el check-in online y tener de antemano la tarjeta de embarque.

– No necesitás esperar tu maleta en la cinta. Una vez que salgas del avión ya vas a poder disponer de tu tiempo.

– Llevar solamente una mochila facilita el traslado cuando viajás a un destino como Europa, en donde generalmente necesitás utilizar varios medios de transporte como avión, tren y buses.

– La libertad que te otorga viajar con mochila o equipaje de mano a la hora de desplazarte es imposible de igualar a lo que implica llevar varias valijas.

CONTRA

– Una mochila de viaje no debería de pesar más del 25% de tu peso corporal. Así que tenés que ser un viajero minimalista. Llevar lo justo y necesario.

– Puede ser que te falten cosas que tengas que comprar en el destino.

– Definitivamente, una maleta de mano no puede ser el único equipaje que lleves a un destino de compras, como Miami, por ejemplo.

– Probablemente vas a tener que perder tiempo en lavar ropa, ya sea en el hotel o en la lavandería. Pero vas a terminar sintiéndote como un local y teniendo una experiencia totalmente diferente.